• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Manifestantes afines a Mursi siguen congregados en el centro de El Cairo (Foto: EFE)

Manifestantes afines a Mursi siguen congregados en el centro de El Cairo (Foto: EFE)

Publicado 8 mayo 2014

Un enviado de la Organización de Naciones Unidas (ONU) viajará a Nigeria para discutir con las autoridades la mejor manera de apoyar los esfuerzos que está haciendo el Gobierno para liberar a las más de 200 niñas secuestradas por la milicia radical Boko Haram.

El presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, aceptó la propuesta del secretario general, Ban Ki-moon, de enviar al país africano a un alto representante del organismo.

Ban llamó este jueves por teléfono al presidente Jonathan para expresarle personalmente su "honda preocupación" por la situación de las niñas secuestradas. Durante la conversación telefónica, el presidente nigeriano informó al secretario general sobre los esfuerzos que están haciendo para liberar a las estudiantes secuestradas en las últimas semanas en el estado de Borno.

El secretario general mostró nuevamente su "angustia" por el secuestro y volvió a recordar a los responsables que los ataques a menores y escuelas atentan contra el derecho humano internacional

Reiteró que convertir a los niños y escuelas en objetivos "va contra el derecho internacional y no puede justificarse bajo ninguna circunstancia".

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado" y lucha por imponer la "sharia" o ley islámica, reivindicó la autoría del secuestro perpetrado el pasado 14 de abril en una escuela de Chibok, en el noroeste del país.

Quienes se mantienen en protesta por el secuestro de las jóvenes aseguran que “el Gobierno no está haciendo lo suficiente para liberar a las niñas”.

El camino para el rescate de las jóvenes, no obstante, parece complicado,  en primer lugar por el complejo entorno natural en el que se mueven los islamistas: El bosque Sambisa, una reserva natural en la frontera entre Nigeria y Camerún, a lo largo de más de 60 mil kilómetros cuadrados.

Y en segundo término porque Boko Haram no es un grupo uniforme, sino formado por decenas de subcomandos entre los que se han dispersado a las jóvenes. Una táctica utilizada a menudo por otras guerrillas como la del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) en Uganda. De ahí que familiares de las víctimas teman que se pueda tardar hasta unos diez años en rescatar a las niñas secuestradas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.