• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La mutilación genital femenina o ablación supone la eliminación parcial o total de los genitales externos de las mujeres.

La mutilación genital femenina o ablación supone la eliminación parcial o total de los genitales externos de las mujeres. | Foto: ABC

Publicado 16 mayo 2016

Más de 200 millones de mujeres y niñas en el mundo han sufrido de mutilación genital. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó durante la conferencia Women Deliver en Copenhague, la primera guía para tratar adecuadamente a mujeres, niñas y niños que sufrieron de ablación o mutilación genital.

La guía que lleva por nombre "Manejo de las complicaciones sanitarias de la mutilación genital femenina", tiene por objetivo explicar al personal sanitario de todo el mundo el protocolo que se ha de seguir ante casos de ablación.

Atención sanitaria

De acuerdo a la OMS, los profesionales sanitarios del mundo deben que estar preparados para atender a mujeres y niñas con ablación, sin embargo, desconocen las múltiples consecuencias negativas para la salud y la mayoría no está suficientemente capacitado para reconocerlas y tratarlas adecuadamente. 

"Desafortunadamente, esta práctica (la ablación) se está expandiendo debido a la globalización. Ahora las niñas no solo la sufren en sus países de origen, sino también en países de Europa o Norteamérica", explicó la directora general adjunta de la OMS, Flavia Bustreo.

>> Unicef: 200 millones de mujeres viven con mutilación genital 

En muchas ocasiones, cuando niñas y mujeres inmigrantes acuden a centros médicos, el personal desconoce las consecuencias negativas que para la salud tiene la mutilación genital femenina. 

"Muchas mujeres pueden sufrir innecesariamente consecuencias físicas y mentales si no reciben un tratamiento específico", aseguró la OMS.

EL DATO: cada año tres millones de niñas están en riesgo de sufrir ablación, por lo que la prevención también resulta fundamental.

"El acceso a la información adecuada y una buena formación puede ayudar a prevenir nuevos casos y asegurar que millones de mujeres que han sufrido la ablación reciban la ayuda que necesitan", afirmó Bustreo.

Además, indicó que las mujeres que han sufrido esta práctica corren el riesgo de morir desangradas durante el parto y los bebés pueden fallecer al quedar bloqueados, por lo que una atención médica especializada resulta "clave" para tratar estos casos.

A largo plazo las mujeres pueden sufrir disfunción sexual, infecciones urinarias, problemas psicológicos como depresión, ansiedad o síndrome postraumático. 

Las recomendaciones 

La guía recomienda especial tratamiento en la prevención y el tratamiento de las complicaciones obstétricas; el tratamiento de los trastornos depresivos y de ansiedad; la atención a la salud sexual femenina con medidas como el asesoramiento y la información y formación acerca de la mutilación femenina.

Especialistas advirtieron también los efectos contra la llamada “medicalización” de la ablación, que ocurre cuando los padres le piden a los profesionales sanitarios que realicen las intervenciones de mutilación a sus hijos, creyendo que entonces serán menos nocivas.

"Es esencial que los profesionales sanitarios no perpetúen ellos mismos, inconscientemente, esta práctica nociva", aseveró la doctora Lale Say, Coordinadora del Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas de la OMS.

>> Nigeria aprueba ley contra la mutilación genital femenina

En contexto 
La conferencia Women Deliver, se llevará a cabo hasta el próximo jueves y cuenta con la presencia de más de 5 mil líderes y expertos de todo el mundo.
El objetivo de la conferencia anual es buscar estrategias que permitan mejorar la salud, educación y derechos de niñas y mujeres.
Para la OMS es un problema de salud pública global, que tiene especial prevalencia en 30 países de África y algunos de Asia, pero que debido al aumento de la inmigración se están dando cada vez más casos en países de Europa y Norteamérica. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.