• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El monumento está dedicado a Miklós Horthy, aliado del dictador nazi, que gobernó Hungría durante la II Guerra Mundial y colaboró en la deportación de 437 mil judíos húngaros a los campos de concentración (Foto:Archivo)

    El monumento está dedicado a Miklós Horthy, aliado del dictador nazi, que gobernó Hungría durante la II Guerra Mundial y colaboró en la deportación de 437 mil judíos húngaros a los campos de concentración (Foto:Archivo)

  • El partido fascista Jobbik fue el responsable de levantar el monumento en homenaje al presidente pronazi Miklos Horthy (Foto:Archivo)

    El partido fascista Jobbik fue el responsable de levantar el monumento en homenaje al presidente pronazi Miklos Horthy (Foto:Archivo)

Publicado 27 abril 2014

Este sábado, miles de personas marcharon en la capital de Hungría en la denominada "Marcha por la Vida", que realiza desde hace doce años la comunidad judía en conmemoración a las víctimas del Holocausto.

Más de 10 mil personas se reunieron en el centro de Budapest y marcharon hasta la Estación del Este, donde en un tren, con una delegación húngara de 600 personas, viajaron esta misma noche a Auschwitz (Polonia), donde los nazis construyeron el mayor de los campos de exterminio.

Las relaciones entre el gobierno nacionalista conservador y la comunidad judía de Hungría, que con 100 mil personas se convierte en una de las más grandes de los países de la Unión Europea, pasan por meses de enfriamiento a raíz de un monumento en construcción en Budapest para rememorar a las víctimas del nazismo.

La comunidad hebrea local considera que la estatua oculta la responsabilidad húngara en el exterminio de cerca de medio millón de judíos, que fueron deportados y asesinados por los nazis en pocos meses a partir de abril de 1944.

Aunque el gobierno prometió negociar con las organizaciones judías sobre el monumento, las obras de construcción se iniciaron hace una semanas sin previa consulta. Sin embargo, el gobierno ha reconocido en los últimos meses la responsabilidad oficial en la masacre de ciudadanos húngaros.

Mazsihisz, la principal organización judía del país, advirtió que no participará en las celebraciones oficiales por el 70 aniversario del inicio del Holocausto húngaro, a menos que el Ejecutivo modifique la estatua.

Esta sábado comienza en Israel el Día de Conmemoración del Holocausto, que incluye el domingo un acto conmemorativo en el antiguo campo de exterminio de Auschwitz, en el que participará el presidente húngaro, Janos Ader.

En marzo de 1944, el Ejército nazi invadió Hungría y en solo dos meses el presidente húngaro Milkós Horthy colaboró con la deportación de 437 mil ciudadanos judíos húngaros a los campos de exterminio, principalmente a Auschwitz.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.