• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • "Queremos pasar el próximo verano en el pueblo" recuperado por el Ejército, expresó una ciudadana siria. (Foto: thenews.com.pk)

    "Queremos pasar el próximo verano en el pueblo" recuperado por el Ejército, expresó una ciudadana siria. (Foto: thenews.com.pk)

Publicado 17 abril 2014

Los desplazados sirios que actualmente viven en el barrio cristiano damasceno de Bab Tuma, sueñan con regresar a su pueblo de Maalula (suroeste), aprovechando que ahora vuelve a estar bajo control del Ejército de Siria.

"Me hubiera gustado celebrar el domingo la Pascua allí, pero todavía es un poco pronto porque quedan células latentes", expresó Fadi Mayal, un empresario de la construcción de 42 años de edad.

Antoinette Nasralá "sintió una inmensa alegría" en cuanto se enteró de la "liberación" de Maalula, pero "le entristecen" los destrozos de las iglesias.

"Queremos pasar el próximo verano en el pueblo", afirmó esta joven de 35 años de edad, que espera que la fiesta de Cruz de septiembre próximo recupere los fastos de antaño.

Antes, el 14 de septiembre, con motivo de la Exaltación de la Santa Cruz, las colinas de los alrededores de Maalula se iluminaban con fuegos artificiales y los visitantes, tanto cristianos como musulmanes, acudían a cenas y a las ceremonias religiosas.

Una mujer de 50 años que vive en una habitación con su marido y sus cuatro hijos también desea volver. "Si nos lo autorizan, regresaremos inmediatamente. Aquí (en Damasco, capital) estamos muy decepcionados, vivimos de ayuda y escasea", contó esta mujer, que prefirió mantenerse en el anonimato.

Cientos de familias de Maalula se refugiaron en Damasco y en sus alrededores.

Ciudad fantasmal

Maalula se ha convertido, según los desplazados, en una ciudad fantasmal, "sin agua ni electricidad", por lo que sería "prematuro" regresar.

La localidad, que tenía cinco mil habitantes antes del conflicto armado generado por grupos terroristas desde marzo de 2011 para derrocar al Gobierno de Bashar Al Assad, es conocida por sus refugios trogloditas que datan de los primeros siglos del cristianismo. La mayoría de sus habitantes son grecocatólicos y hablan arameo.

"Deseo de todo corazón que la situación vuelva a ser como antes. Tenemos miedo de olvidar el arameo, no sabemos cuándo volveremos a casa", se lamentó Nasralá.

Expulsadas de Maalula en diciembre, las tropas del presidente Al Assad recuperaron el control de esta localidad histórica situada en las montañas de Qalamun, a 55 kilómetros al norte de la capital siria.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.