• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Fidel Castro colaboró con el proceso de paz en Colombia durante el gobierno de Andrés Pastrana.

Fidel Castro colaboró con el proceso de paz en Colombia durante el gobierno de Andrés Pastrana. | Foto: El Tiempo

Publicado 10 agosto 2016

Por más de 60 años el Líder histórico de la Revolución cubana ha desempeñado un papel importante en el proceso de paz del país sudamericano.

El que el proceso de paz de Colombia fuera sellado en Cuba no se debe a una casualidad.

Se debe, ante todo, al empeño del líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, para influir definitivamente en la solución del conflicto entre el Gobierno y las FARC-EP.

Durante decenas de años, Fidel ha dedicado su intelecto y su labor política a la paz del mundo, y Colombia siempre ha estado en su mira, al igual que Angola, Namibia y la lucha contra el Apartheid.

Fidel conversó muchas veces con algún jefe guerrillero colombiano de las FARC, y así lo escribe en su libro La paz en Colombia, en el que asegura que muchos de aquellos guerrilleros admiraban la Revolución cubana.

>> Fidel y la paz colombiana

El 23 de noviembre de 1991, tuvo una reunión de muchas horas con cuatro colombianos: los comandantes Alfonso Cano e Iván Márquez, miembros del Secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP); Antonio García, responsable militar de la Unión Camilista-Ejército de Liberación Nacional (UC-ELN), y Francisco, Pacho, Galán, vocero de esa organización.

Todos ellos -según Fidel- formaban parte de una delegación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (CGSB) que hizo un recorrido por Costa Rica, Nicaragua, Cuba y Venezuela.

El encuentro se efectuó pocos días después de presentadas las Actas de Compromiso suscritas por la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar y los delegados del gobierno colombiano bajo la presidencia de César Gaviria el 10 de noviembre de 1991, como culminación de los diálogos entre ambas partes.

>> Raúl Castro: proceso de paz en Colombia no tiene vuelta atrás

 

Estos diálogos se reanudaron después, el 10 de marzo de 1992, en la ciudad de Tlaxcala, México. Las negociaciones tenían el objetivo de alcanzar un cese al fuego y la obtención de la paz en condiciones mutuamente aceptables. Suspendidos el 4 de mayo de ese año, no arrojaron resultado alguno, aseguraba el Líder revolucionario.

Los representantes de la Coordinadora Guerrillera habían solicitado reunirse con Fidel y que él los recibiera en el Palacio de la Revolución, en un encuentro en el que se profundiza sobre la paz en el país sudamericano, en lo que fue uno de los tantos encuentros de Fidel con las partes en conflicto.

En 2008, después de varios años de diálogo y esfuerzo para concretar la paz en Colombia, Fidel escribe el prólogo de su libro sobre el proceso de paz de ese país en el que asegura categóricamente que Estados Unidos no es amigo de los pueblos de América Latina.

>> Imágenes exclusivas del líder de la Revolución Cubana

"Durante más de un siglo y medio intervino en sus asuntos internos, les arrebató territorios, saqueó sus recursos naturales, agredió su cultura, les impuso el intercambio desigual, saboteó los intentos unitarios desde la época de la independencia, promovió los conflictos entre nuestros países, explotó las grandes diferencias en el seno de nuestras sociedades. 

"Las naciones de América Latina han sufrido olas de inflación y crisis económica mientras otras partes del mundo se desarrollaban. A pesar de las emigraciones, el número de los que padecían pobreza extrema se elevaba, y también el número de niños obligados a pedir limosnas en las grandes urbes", señala.

Según algunos autores, Fidel Castro ha pasado alrededor de 60 años estudiando el conflicto colombiano, y su libro sobre este tema es un resumen logrado en más de 400 horas de intenso trabajo.

Desde las conspiraciones de Estados Unidos contra Cuba en la OEA y las dos Declaraciones de La Habana hasta las conversaciones de paz de San Vicente del Caguán, el estudio de Fidel saca a la luz sitios y circunstancias aparentemente conocidos, pero que adquieren un nuevo significado con la luz de un analista político de la talla del Líder revolucionario, además del testimonio de personalidades como el cronista de El Bogotazo, Arturo Alape, el dirigente comunista Jacobo Arenas, el legendario jefe guerrillero Manuel Marulanda o el ex Presidente, Andrés Pastrana.

>> Fidel Castro: armamento moderno podría socavar la paz del mundo

Como resultado de su estudio y participación directa en el proceso de paz del sudamericano país, Fidel muestra una mirada diferente sobre la guerrilla más antigua y el conflicto más largo y violento de América Latina, cuya lectura ya no es de un hecho maldito, porque él muestra sus antecedentes y precedentes, sus causas y consecuencias, desde su perspectiva de jefe guerrillero y estudioso de la historia del continente.

En alguna ocasión Fidel discrepó con Manuel Marulanda, entonces jefe de las FARC, por el ritmo que asignaba al proceso revolucionario de Colombia, su idea de guerra excesivamente prolongada. Su concepción de crear primero un ejército de más de 30 000 hombres, y desde el punto de vista del Líder cubano, no era correcta ni financiable para el propósito de derrotar a las fuerzas adversarias de tierra en una guerra irregular. 

"Es conocida mi oposición a cargar con los prisioneros de guerra, a aplicar políticas que los humillen o someterlos a las durísimas condiciones de la selva. De ese modo nunca rendirían las armas, aunque el combate estuviera perdido. Tampoco estaba de acuerdo con la captura y retención de civiles ajenos a la guerra.

 

"Debo añadir que los prisioneros y rehenes les restan capacidad de maniobra a los combatientes. Admiro, sin embargo, la firmeza revolucionaria que mostró Marulanda y su disposición a luchar hasta la última gota de sangre.

>> Fidel Castro: No necesitamos que el imperio nos regale nada

Fidel siempre defendió la posibilidad de que las conversaciones de paz entre las FARC-EP y el Gobierno de Colombia se desarrollaran en La Habana, pues Cuba se había esforzado para encontrar una solución pacífica para el país y por las condiciones de la nación cubana para servir como escenario para el diálogo.

"Habíamos ofrecido nuestro territorio como sede para cualquier conversación de paz, con el único requisito de que no participaríamos en las negociaciones ya que el problema debía resolverse exclusivamente entre colombianos sin ningún tipo de presión internacional”, aseguraba Fidel.

A finales de los años 90 del pasado siglo, el presidente Fidel Castro aseguró que los nuevos tiempos eran para la "batalla de ideas" y no el uso de las armas y en otras ocasiones expresó su deseo de que se pusiera fin al conflicto en el país sudamericano, pues dificulta la integración regional.

>> Adiós a la guerra: firmado cese al fuego en Colombia

En ningún caso Fidel Castro emite ningún juicio sobre el actual gobierno de Colombia, sino sobre administraciones anteriores, sobre la base de "hechos históricos", según opiniones de José Arbesú, jefe de la Sección América del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, tras presentar el libro, e insistió en que lo "más importante" es el abordaje "de algo que ha estado oculto": los esfuerzos de Cuba a favor de la paz y de una solución negociada al conflicto colombiano que estalló en 1964.

En los últimos años el gobierno Cubano y Fidel Castro han desmpeñado un papel importante el desarrollo de los procesos para la búsqueda de la salida política al conflicto armado. 

Durante el Gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002) en el marco del proceso de conversaciones que durante más de tres años llevó a cabo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, hasta su suspensión el 20 de febrero de 2002, Fidel prestó especial atención al mismo e hizo abiertos pronunciamientos contra la práctica del secuestro, como instrumento revolucionario. 

Por todo ello Cuba y su líder histórico Fidel Casto mantienen la mayor importancia en el tiempo como protagonistas en los procesos de paz en Colombia.

Durante un discurso en la VI Conferencia del Movimiento de Países No Alineados, en La Habana, 1979, Fidel sentenciaba; "La paz es posible, pero la paz mundial solo podría asegurarse en la medida que todos los países tengamos la conciencia y la decisión de luchar por ella. Paz, no solo para una parte del mundo. Paz, para todos los pueblos".

Lea: La paz en Colombia, por Fidel Castro


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.