• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La jueza admite que el proceso contra Lula es de elevada repercusión social.

La jueza admite que el proceso contra Lula es de elevada repercusión social. | Foto: EFE

Publicado 12 marzo 2016

La magistrada encargada de admitir o no la solicitud de prisión contra el líder brasileño considera que el proceso requiere de medidas cautelares serias.

La jueza María Priscilla Ernandes Veiga Oliveira, del cuarto Juzgado Criminal de Sao Paulo, en Brasil, informó el viernes que la decisión sobre el pedido de prisión preventiva contra el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva se demorará un tiempo.

“El análisis de la viabilidad de la acusación, así como de los pedidos cautelares formulados exige una apreciación exhaustiva de todo el material, lo cual demandará algún tiempo”, precisó la magistrada, quien está encargada de admitir o no la solicitud.

>> Los objetivos ocultos de la acusación contra Lula da Silva

La jurista explicó que “se trata de un proceso de elevada repercusión social, en el cual hay acusaciones contra un expresidente de la República y el requerimiento de medidas cautelares serias”.

Dijo además que “el proceso presentado por el Ministerio Público consta de 36 volúmenes, cuya digitalización todavía no terminó”. La jueza aclaró que dicho proceso tendrá su curso en los estrictos términos de la ley.

>> Ministerio Público de Sao Paulo se rige por criterio político

En Contexto
El pasado 10 de marzo, el Ministerio Púbico de Sao Paulo, a través de los fiscales José Carlos Blato, Cássio Conserino y Fernando Henrique Araújo, solicitó prisión preventiva contra el expresidente Lula da Silva por presunto lavado de dinero .
El día anterior, 9 de marzo, el Ministerio Público de Sao Paulo presentó cargos contra Da Silva, por "ocultación de patrimonio, blanqueo de dinero" vinculado a la petrolera estatal Petrobras. Da Silva rechazó la acusación de la Fiscalía de Sao Paulo y la calificó como parte de un plan mediático en su contra. 
El 4 de marzo, el líder del PT fue víctima de una detención arbitraria por parte de la Policía Federal para ser interrogado por el caso de corrupción de Petrobras, sin pruebas contundentes en su contra. 
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en una rueda de prensa manifestó su repudio por los ataques contra el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva por no tener base legal ni jurídica. "El gobierno repudia el acto practicado contra el expresidente Lula. No tiene base legal ni jurídica", dijo Rousseff, quien pese a la presión de la oposición, aseguró que no renunciará.

>> Fiscalía de Sao Paulo acusa a Lula de presunto lavado de dinero 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.