• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Antes de la apertura de la Expo Milán, las autoridades aumentaron el número de efectivos policiales desplegados en la ciudad.

Antes de la apertura de la Expo Milán, las autoridades aumentaron el número de efectivos policiales desplegados en la ciudad. | Foto: EFE

Publicado 1 mayo 2015

La ciudad de Milán se convirtió en un campo de batalla, con bombas, cañones de agua y gases lacrimógenos tras enfrentamientos entre la policía y manifestantes que se oponen al evento internacional por su costo excesivo, mientras la economía del país continúa en declive.

Al menos una docena de italianos fueron detenidos en la apertura de la Exposición Universal de Milán 2015, tras enfrentamientos entre la policía y manifestantes, que protestaban contra la inversión millonaria que se ha realizado en el evento pese a la fuerte austeridad que vive el país. 

Las autoridades dijeron que evalúan "la posición jurídica" de seis de los detenidos. También indicaron que hubo unos 11 agentes policiales heridos. 

Tras la ceremonia de inauguración de la Exposición Universal, en la cual participó el primer ministro Matteo Renzi, se desataron los enfrentamientos.

Renzi, que inauguró la Expo Milán bajo el lema "alimentar el planeta, energía para la vida", dijo que esta iniciativa contrarrestará el pesimismo del país, sin embargo, paralelamente, miles de ciudadanos protestaron por la corrupción y el derroche que envuelven el evento.

Lea también: Italia: Profesores protestan en defensa de la educación pública

Los protestantes lanzaron piedras y cócteles molotov a los policías antidisturbios, quienes a su vez les respondieron con cañones de agua a presión y gases lacrimógenos.

De esta manera, en vez de ser escenario de un evento destacado, el centro de Milán se convirtió en un campo de batalla, con sirenas y explosiones de bombas que se mezclaban con los gritos de los manifestantes.

La Exposición Universal ya estaba ensombrecida por una investigación de corrupción por la cual fueron detenidos altos funcionarios, así como por denuncias de excesos de costos y aplazamientos de construcción que impidieron que grandes partes del complejo estuvieran listas para el día de la inauguración.

Antes del acto de apertura, el Ministerio del Interior aumentó el número de efectivos policiales en Milán, que actualmente cuenta con más de 4 mil 500 agentes, en caso de que se presentaran disturbios.

Este hecho resulta un revés para el gobierno de Matteo Renzi, quien buscaba que esta famosa feria mejorara la imagen de Italia, cuya economía se encuentra en declive desde hace años.

No deje de leer: Miles de italianos marchan contra reforma laboral de Renzi


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.