• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los indígenas solicitaron apoyo y colaboración de autoridades nacionales e internacionales para garantizar la vida y los derechos humanos, así como la defensa de su territorio.

Los indígenas solicitaron apoyo y colaboración de autoridades nacionales e internacionales para garantizar la vida y los derechos humanos, así como la defensa de su territorio. | Foto: EFE

Publicado 23 agosto 2017

El conflicto armado entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Estado colombiano en el departamento del Chocó, deja dos muertes en esta semana. 

La Asociación de cabildos del Pueblo Wounaan (Asowoudach) y la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas de Colombia denunciaron las violaciones de los derechos humanos producto del conflicto armado que se vive en el departamento del Chocó entre el gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

En el comunicado difundido este miércoles tras el asesinato de dos compañeros de los pueblos étnicos. Los originarios también señalan la vulnerabilidad de la defensa de su territorio.

"Le hacemos saber al país y al mundo la situación que está viviendo nuestras comunidades en medio del conflicto armado que se vive, generando graves violaciones a nuestra vida, nuestros derechos y a la defensa y protección del territorio", se lee en la denuncia pública.

Asimismo, rechazaron el confinamiento, amenazas de líderes comunitarios y muertes que destruyen el tejido social comunitario y la vida cotidiana.

La Asowoudach y el pueblo étnico colombiano aseguran en el informe que el Gobierno del país suramericano mostró "una histórica negatividad de atención a esta crítica situación".

"Como resultado de la apatía del Estado, con tristeza denunciamos dos muertes ocurridas en una sola semana. Los compañeros a quienes les arrebataron la vida son Manuel Ramírez y una mujer indígena llamada Ana María Mepaquito Cabrera", resalta el informe.

Por ello, los indígenas solicitaron apoyo y colaboración de autoridades nacionales e internacionales para garantizar la vida y los derechos humanos, así como la defensa de su territorio.

Hicieron un llamado a las autoridades para que se atienda a la comunidad Juin Duur, donde más de 22 familias han sido desplazadas al casco urbano de Riosucio por la crítica situación del orden público que vive esta población.

"Exigimos se pare la guerra en nuestras comunidades y el fin del conflicto armado entre el ELN y el Gobierno nacional que sigue justificando la muerte de nuestros comuneros con el accionar del paramilitarismo en el departamento del Chocó", subraya el comunicado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.