• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Enrique Peña Nieto y Raúl Castro acordaron relanzar los vínculos entre Cuba y México en Santiago de Chile, en 2013.

Enrique Peña Nieto y Raúl Castro acordaron relanzar los vínculos entre Cuba y México en Santiago de Chile, en 2013. | Foto: elhorizonte.mx

Publicado 5 noviembre 2015

La visita de Raúl Castro a México se realiza en el marco de una relación bilateral que atraviesa por una excelente etapa, tras el relanzamiento de los nexos mutuos, los cuales ratifican su carácter histórico.

La estancia en México del presidente cubano, Raúl Castro, representa una nueva página en las históricas relaciones de dos países que han estado marcados por la solidaridad y la amistad mutuas.

El mandatario antillano inició este viernes 6 de noviembre su primera visita de Estado a la nación azteca, con la cual ambos territorios esperan profundizar los nexos en diferentes áreas de cooperación.

Lea también: Raúl Castro realizará visita de Estado a México en noviembre.

Según reconoció la Cancillería mexicana, este viaje del dignatario cubano tiene un significado especial, pues tendrá lugar “en el marco de una relación que es entrañable para ambos países y que atraviesa por una excelente etapa tras el relanzamiento que iniciaron los dos gobiernos en noviembre de 2013".

México en la historia de Cuba

A finales de noviembre de 1956 partió del puerto mexicano de Tuxpan el yate Granma, una embarcación en la que 82 expedicionarios encabezados por Fidel Castro se dirigieron rumbo al oriente cubano para iniciar allí el enfrentamiento contra la tiranía de Fulgencio Batista.

Fidel Castro y revolucionarios cubanos en México, en 1955.  Fuente: Sinembargo.mx

Para que se diera ese hecho, que desencadenó la lucha armada en la isla y abrió el camino hacia el triunfo de la Revolución cubana, el 1 de enero de 1959, los jóvenes rebeldes contaron con el apoyo de varias personas en suelo mexicano, entre ellos Antonio del Conde, apodado El Cuate, dueño del yate distintivo de la causa cubana.

Fue en la tierra de Benito Juárez donde los expedicionarios se prepararon con la instrucción militar necesaria para asumir la lucha posterior.

Recorrido del yate Granma desde Tuxpan, México, hasta Las Coloradas, en el oriente cubano.

En México, donde en el siglo XIX estuvo el más universal de los cubanos, José Martí, y donde murió en 1929 el destacado joven revolucionario Julio Antonio Mella, se produjo, además, otro hecho trascendental no solo para la historia de la nación caribeña, sino para la de todo el continente: el primer encuentro entre Fidel y el guerrillero cubano-argentino Ernesto “Che” Guevara.

Vea además: Develan placa en la casa donde se encontraron Fidel Castro y el Che.

Ese contacto inicial se produjo en el número 49 de la calle José Emparán, de la capitalina delegación Cuauhtémoc, en julio de 1955. El escenario fue la casa de María Antonia González, quien quedaría perpetuada en la carta de despedida del Che a Fidel en 1965.

“Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando te conocí en casa de María Antonia, de cuando me propusiste venir, de toda la tensión de los preparativos...”, escribió el argentino al líder cubano al partir de la isla caribeña para llevar sus ideales de justicia y libertad a tierras africanas.

 

La estrecha relación de México con Cuba, sin embargo, no se limitó a esa etapa, pues luego del triunfo revolucionario tuvo uno de sus momentos cumbre.

Después de la declaración del carácter socialista de la Revolución cubana, Estados Unidos (EE.UU.) arremetió contra la nación caribeña y en una cumbre de la Organización de Estados Americanos celebrada en Punta del Este, Uruguay, promovió la expulsión de la isla de dicho organismo continental.

Estatua del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en la capital mexicana.  Foto: Archivo
México fue el único país del área que se opuso a esa postura y que mantuvo sus relaciones con el Gobierno y el pueblo cubanos. 

Además, en abril de 1961, el expresidente mexicano Lázaro Cárdenas manifestó sus intenciones de viajar a Cuba para defender el proceso revolucionario del ataque que lanzaron alrededor de mil 200 mercenarios entrenados por el gobierno de Estados Unidos por Playa Girón.

Notable ha sido también el apoyo de México a la demanda cubana para poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. a la isla hace más de medio siglo, una política que el Estado azteca ha denunciado en diversos foros internacionales. 

Tales lazos de hermandad se vieron lastrados con la llegada al poder del expresidente Vicente Fox (2000-2006), quien rompió con la política de las administraciones anteriores, se mostró hostil hacia el pueblo cubano e, incluso, llegó a manifestar que México no debía interceder en el tema del bloqueo.

El momento más álgido de las relaciones entre los dos países se produjo en 2002, cuando el mandatario del Partido Acción Nacional, en descortesía con Fidel Castro, le pidió que se retirara de la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo que se realizaba en la ciudad mexicana de Monterrey, Nuevo León.

El Benemérito de las Américas, el mexicano Benito Juárez, tiene un monumento en la capital cubana.   Fuente: Radio Rebelde
 

La brecha abierta por Fox se mantuvo durante el Gobierno de otro panista, Felipe Calderón (2006-2012).

Con la llegada al poder de Enrique Peña Nieto (Partido Revolucionario Institucional), el mandatario se propuso una nueva etapa en los nexos de su país con América Latina.

El relanzamiento de las relaciones

En enero de 2013, durante un encuentro en Santiago de Chile, Peña Nieto y el presidente cubano, Raúl Castro, acordaron el re­lan­zamiento de las relaciones, “en un mo­mento en el que ambos países emprendían, en su ámbito interno, importantes reformas”, según manifestó el excanciller mexicano, José Antonio Meade. 

A finales de ese mismo año, el ministro de Relaciones Exteriores de la isla, Bruno Rodríguez, visitó la Ciudad de México y encabezó la firma ocho acuerdos, que constituyeron la mayor actualización del marco jurídico entre ambos países.

Con motivo de celebrarse en La Habana la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoa­mericanos y Caribeños (CELAC), en enero de 2014, Peña Nieto realizó una visita oficial a Cuba, en la que se acordaron pasos concretos para identificar nuevas oportunidades que impulsen el comercio y la cooperación entre ambos países.

Durante esa estancia en la capital de la nación antillana, el jefe de Estado mexicano sostuvo un encuentro con el líder cubano, Fidel Castro.

El interés por la actualización del modelo económico cubano

Luis Cabrera, consejero comercial de ProMéxico en Cuba, expresó en junio pasado que su nación tiene más proyectos de inversión en negociaciones con la isla que los existentes con cualquier otro país de América Latina.

El representante de la entidad gubernamental mexicana, encargada de promover el comercio exterior, explicó que dos proyectos previstos para ejecutarse en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, al oeste de La Habana, corresponden a su país.

Se trata de la compañía cárnica Richmeatse, que se convirtió en la primera empresa internacional en conseguir la aprobación para operar en el área, y de la firma de pinturas Devox-General.

La canciller mexicana, Claudia Ruiz, se reunión con su par cubano, Bruno Rodríguez, en La Habana en octubre último.   Fuente: SRE

"Tenemos siete proyectos más que se están considerando en Mariel y otros 15 en todo el país, precisó Cabrera, citado por el diario mexicano El Economista.

Estos hechos son muestra de las palabras expresadas por el excanciller Meade, sobre el interés de México en acompañar el proceso de actualización económica emprendido en la isla desde 2011.

Según adelantó la agencia Prensa Latina, en la histórica visita de Raúl Castro a la nación azteca serán suscritos documentos para continuar avanzando en los temas de migración, pesca, turismo y academias diplomáticas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.