• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los maestros reclamaban retraso en el pago de salarios. (Foto: EFE)

    Los maestros reclamaban retraso en el pago de salarios. (Foto: EFE)

Publicado 3 junio 2014

La huelga que desde hace cuatro semanas mantenían los educadores en Costa Rica por retraso en la cancelación de salarios, e incluso recortes en algunos casos, llegó a su fin este martes tras lograr un acuerdo con el Gobierno de este país, donde se compromete la habilitación del pago en un plazo de 78 horas.

El acuerdo fue suscrito por los líderes sindicales y el Ejecutivo la madrugada de este martes, en un proceso que contó con la mediación del arzobispo de San José, José Rafael Quirós, luego de que se rompieran las negociaciones a finales de la semana pasada.

En muchas escuelas públicas se atendió el llamado hecho tanto por las autoridades como por los sindicatos a reanudar las clases, aunque se espera que para mañana miércoles se haya normalizado por completo la situación en las escuelas.

El acuerdo incluye que en un plazo de cuatro meses el Gobierno pagará intereses a los educadores por los salarios retrasados, así como la creación de una comisión bipartita para verificar el avance en el pago de la deuda.

En otro punto del documento, el Ejecutivo se comprometió a realizar una investigación para determinar los responsables de los atrasos salariales y a no sancionar a los maestros que participaron en la huelga. El motivo aparente de los atrasos salariales, al parecer fueron provocados por un mal manejo de datos a la hora de migrar a un sistema de pagos más moderno llamado Integra2.

Debido a los días perdidos de clases, el Ministerio de Educación y los educadores deberán definir variantes a los programas educativos y cronogramas de cara a pruebas de índole nacional como las de bachillerato en la secundaria.

La huelga inició el pasado 5 de mayo, tres días antes de que comenzará el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, quien desde un inicio se solidarizó con el movimiento pero en los últimos días se mostró disgustado por la "intransigencia" de los sindicatos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.