• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 3 septiembre 2014





Para la familia de Steven Sotloff, periodista decapitado por un terrorista del Estado Islámico (EI), éste no era un "héroe", sino una persona "que anhelaba una vida tranquila”. El asesinato de Sotloff provocó la consternación de su familia y la ciudad donde vivió, mientras continúan los preparativos para actos en su recuerdo.

 

Steven Sotloff, periodista asesinado por los terroristas del Estado Islámico (EI), no era un héroe, sino "una persona que anhelaba una vida tranquila”, afirmó este miércoles su familia en la ciudad de Miami, en un comunicado leído por su abogado.

Sotloff, de 31 años, era una persona normal que se debatía entre una vida tranquila y su trabajo en países en conflicto en el mundo árabe, donde se dedicó a "dar voz a quienes no la tienen", indicó su familia, según el texto leído a la prensa por el abogado Barak Barfi.

"Steve no fue un héroe. Como todos, era solo un hombre que intentaba de encontrar el bien escondido en un mundo de oscuridad (…) anhelaba una vida tranquila”, señaló la familia, que vive en el barrio Pinecrest de Miami, Florida (sureste de EE.UU.), donde se ha mantenido alejada de la prensa y ha pedido privacidad.

Este martes fue divulgado el video de la decapitación del periodista norteamericano secuestrado a mediados de 2013, dos semanas después de conocerse el video de la ejecución de otro periodista estadounidense, James Foley.

En el video, Sotloff dice ser víctima de la decisión del presidente Barack Obama de llevar a cabo ataques aéreos contra los yihadistas en Irak.

El asesinato de Sotloff provocó la consternación de su familia y la ciudad donde vivió, mientras continúan los preparativos para actos en recuerdo del periodista.

El Estado Islámico -que fue creado, financiado y armado principalmente por Estados Unidos, Arabia Saudita y Qatar- proclamó la creación de un "califato islámico" en las regiones al norte de Irak y Siria y amenaza en este nuevo video con matar a un tercer rehén, el británico David Cawthorne Haines.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.