• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En las poblaciones afectadas se realizan cadenas humanas para facilitar la ayuda a las víctimas. (Foto: El Mundo).

En las poblaciones afectadas se realizan cadenas humanas para facilitar la ayuda a las víctimas. (Foto: El Mundo).

Publicado 25 abril 2014

Tito Vilanova murió este viernes, a los 45 años, víctima del cáncer en la glándula parótida que sufría desde hace más de dos años.

El exentrenador del Barcelona fue operado por primera vez en urgencia el 22 de noviembre de 2011 y desde entonces luchó contra la enfermedad sin que trascendieran demasiadas noticias sobre su estado.

Vilanova, padre de dos hijos, ingresó el pasado viernes en la clínica Quirón debido a una serie de complicaciones. Las redes sociales se hicieron eco de la noticia durante la tarde del jueves y poco después se confirmó que el estado del técnico era crítico.

El preparador, que estuvo durante años como ayudante de Pep Guardiola, supo en 2011 que tenía cáncer. Fue intervenido de urgencia y volvió en enero de 2012 al trabajo para acompañar al equipo hasta final de curso. Y entre medias, en abril, Sandro Rosell confirmó que sería el relevo de Guardiola cuando este anunció que dejaba el club en verano.

Vilanova empezó muy bien en el Barcelona y parecía que estaba en buenas condiciones hasta que en diciembre el club azulgrana anunciaba que había vuelto a recaer de su enfermedad. Jordi Roura se hizo cargo del equipo mientras Vilanova se iba a Nueva York para tratar su enfermedad.

Volvió en abril de 2013 y logró la Liga con el Barcelona, un título especial ya que se igualó el récord de puntos (100) que un año atrás consiguió el Madrid de Mourinho.

En Europa, sin embargo, el Barça perdió estrepitosamente contra el Bayern de Múnich en una imagen que resumía la difícil temporada de los catalanes, reseñó el portal web de abc.es.

El entrenador confirmó que seguiría en el banquillo del Camp Nou para la temporada actual, pero nada más comenzar los entrenamientos, en julio de 2013, sufrió una nueva recaída que le obligaba a renunciar al cargo. Tenía que centrar todos sus esfuerzos en superar el cáncer.

Desde entonces hasta ahora, se aupó muy poco de Vilanova. Asistió alguna vez al Camp Nou para animar a su equipo, pero poco trascendió sobre su estado hasta que este jueves saltó la alarma.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.