• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El exdirector de la Inteligencia estadounidense afirmó que ningún material del Partido Republicano fue expuesto durante la campaña, algo que fue negado por Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

El exdirector de la Inteligencia estadounidense afirmó que ningún material del Partido Republicano fue expuesto durante la campaña, algo que fue negado por Julian Assange, fundador de WikiLeaks. | Foto: Reuters

Publicado 9 mayo 2017

El exfuncionario indicó que no existe ninguna evidencia de la participación de Rusia en el cálculo de los votos en las elecciones presidenciales de Estados Unidos del pasado noviembre.

El exdirector de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, declaró este martes que no existe ninguna evidencia de la influencia por parte de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses, realizadas el 8 de noviembre de 2016.

Según afirmó el exfuncionario durante su testimonio ante el subcomité de Crimen y Terrorismo del Comité Judicial del Senado, más de 20 analistas de la CIA, el FBI y la NSA realizaron un reporte el pasado 6 de enero, en el que acusaron a Moscú de realizar una "campaña de influencia" durante las elecciones.

>> Dimite el jefe de inteligencia de Estados Unidos

Asimismo, Clapper declaró que ningún material referente al Partido Republicano fue hecho público durante la campaña presidencial, lo que provocó la reacción del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien señaló que el exdirector de la Inteligencia Nacional "se confundió o cometió perjurio en el Congreso".

Negación de Rusia

Las autoridades rusas rechazaron en varias ocasiones cualquier acción injerencista en el proceso político de Estados Unidos y señalaron que Washington no presentó evidencia alguna.

Así lo afirmó el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, quien manifestó que las acusaciones hacia Rusia son infundadas.

>> Avanzan relaciones entre Moscú y Washington, dijo Tillerson

"Creo que esas acusaciones son completamente infundadas, al menos no conozco ningún hecho que las confirme", aseguró Lavrov.

Estas acusaciones, a juicio del diplomático ruso, fueron usadas como un instrumento del Partido Demócrata "para conseguir el apoyo del pueblo estadounidense, jugando con sus sentimientos, según los cuales nadie debe intervenir en los asuntos estadounidenses".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.