• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El mandatario boliviano señaló que comparte la indignación de su homóloga Dilma Rousseff y el pueblo brasileño.

El mandatario boliviano señaló que comparte la indignación de su homóloga Dilma Rousseff y el pueblo brasileño. | Foto: ABI

Publicado 13 mayo 2016

El presidente de Bolivia señaló que los hechos ocurridos en Brasil no solo atentan contra la democracia y la economía de Brasil, sino también de toda la región.

El presidente de Boliva, Evo Morales, condenó este jueves a través de red social Twitter el "golpe congresal" que se cometió en Brasil y manifestó que comparte la indignación de la presidenta del país, Dilma Rousseff, y del pueblo brasileño.

>> Brasil vive la primera gran marcha contra Michel Temer y el golpe de Estado

>> ¿Quiénes son los ministros de Michel Temer?

Morales, afirmó que "los pueblos humildes" condenan el atentado contra la democracia y la estabilidad económica del gigante suramericano, y con ello el de toda la región del Sur.

Horas previas a la declaración de Morales, Rousseff también hizo uso de su red social Facebook para calificar la decisión del Senado de abrir el juicio político en su contra como un "golpe".

 

 >> Cinco incongruencias de Temer en su primer discurso

En contexto 
Este jueves el Senado de Brasil aprobó el impeachment bajo la supuesta acusación de violación de normas fiscales al maquillar el déficit presupuestario de 2015. Sin embargo, no se han presentado pruebas concretas contra la mandataria brasileña para que se justifique el juicio que actualmente la separa de su cargo y de las funciones inherentes a este por 180 días, seis meses.
Actualmente el vicepresidente ejecutivo del país, Michel Temer, es quien suplirá la ausencia del la mandataria electa por 54,5 millones de votos de manera temporal.
De demostrarse una supuesta culpabilidad de Rousseff, al final del proceso la presidenta electa quedará destituina definitivamente e inhabilitada para asistir a otros comicios presidenciales por ocho años. Mientras tanto, Temer asumiría la presidencia interina hasta 2019.
Sobre el vicepresidente ejecutivo también pende un juicio político por corrupción que también podría inhabilitarlo en caso de que asuma la presidencia de manera definitiva durante el periodo final que le correspondería a Rousseff concluir.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.