El Gabo: Un hincha apasionado | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Gabo: Un hincha apasionado

| Foto: Archivo

Publicado 6 marzo 2015

El Gabo también fue un apasionado del fútbol, practicó el deporte y de adulto descubrió las similitudes entre el balompié y la literatura.

Hoy se conmemora el natalicio 88 del eximio escritor colombiano Gabriel García Márquez, y de alguna manera el fútbol también celebrará esta fecha que recuerda a uno de los intelectuales más importantes de la lengua castellana, que honró al balompié tras confesarse como un ferviente admirador.

El Gabo jugó en la calle como muchos niños latinoamericanos. Practicó el bésibol y fútbol con pelotas de trapo en las calles de su Aracataca querida. También boxeo, hizo ciclismo y jugo tenis para cuidar su salud.

Cuando era niño probó suerte como portero en el balompié, soñando e imaginado de manera mágica hacerse algún día profesional.

"Empezamos a jugar con pelotas de trapo y alcancé a ser un buen portero, pero cuando pasamos al balón de reglamento sufrí un golpe en el estómago con un tiro suyo tan potente, que hasta allí me llegaron las ínfulas", relató alguna vez el Gabo.

Gabriel García Márquez se hizo hincha del Junior de Barranquilla. En su faceta como periodista en el diario "El Heraldo" de Barranquilla cubrió y escribió varios partidos del equipo.

Por ese motivo, en 1950 el Gabo dejó un texto muy preciado para los amantes de la literatura y el balompié: "El Juramento". Una nota donde relató con genialidad y sentimiento su primera visita a un estadio de fútbol, en un partido donde además vio jugar por primera vez al Junior y fue desde entonces que se hizo hincha del equipo barranquillero.

Lea aquí: El Juramento

Gabriel García Márquez, como notable escritor y apasionado al fútbol, descubrió similitudes entre la literatura y el balompié: lo lúdico fue la base principal, porque el juego de letras en cada texto fue una forma esencial para sus creaciones. Ese realismo mágico que plasmó en cada hoja, también lo pudo apreciar en un terreno de juego, con cada filigrana, caño y rabona.

El Gabo será recordado no sólo por sus más de 50 obras y por haber logrado el Nobel de Literatura en 1982, sino también por ese apego a los deportes de manera apasionada.

Documentos adjuntos


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.