• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Islamistas advierten que se mantendrán en la calle hasta que Mursi sea liberado (Foto: EFE)

Islamistas advierten que se mantendrán en la calle hasta que Mursi sea liberado (Foto: EFE)

Publicado 17 abril 2014

Cientos de soldados y policías de élite patrullaban este jueves las calles de Salvador de Bahía, una de las 12 sedes del Mundial que comienza en junio en Brasil, tras una ola de saqueos y 20 asesinatos en medio de una huelga policial.

"Autoricé el envío de tropas federales para dar apoyo a la seguridad pública y garantizar la paz en Bahía. Es inadmisible que la seguridad de la población bahiana esté en riesgo", dijo este jueves la presidenta Dilma Rousseff en su cuenta Twitter.

Farmacias, supermercados, tiendas de electrodomésticos y calzados fueron saqueados entre el martes y la madrugada de este jueves, cuando delincuentes aprovecharon la ausencia de policías en Salvador, considerada una de las ciudades más peligrosas de Brasil.

Al menos 50 personas fueron arrestadas en el estado de Bahía, en el este de Brasil, durante las protestas que se mantienen en la zona desde el pasado martes por parte funcionarios de la policía local que exige reivindicaciones salariales.

Ante esta situación, el ministerio de Defensa informó que las Fuerzas Armadas han movilizado a dos mil 500 militares a las zonas afectadas.

Además de las fuerzas armadas, la presidenta de ese país autorizó el despliegue de 250 policías de élite de la Fuerza Nacional, un número que podría ser aumentado a cinco mil "hasta que se restablezcan condiciones de normalidad", según el ministerio de Defensa.

Huelga Ilegal

La justicia de Bahía decidió el miércoles que la huelga es ilegal e impuso una multa de 22 mil dólares al sindicato de huelguistas si no retoman el trabajo. "La huelga es ilegal, inconstitucional y está perjudicando directamente a la población", sostuvo el portavoz de la gobernación.

La policía de Bahia ya hizo en 2012 una huelga de 12 días que desató una ola de violencia, con un saldo de 157 muertos.

La protesta en demanda de aumentos salariales se produce desde el martes y amenaza afectar la Semana Santa que atrae un aluvión de turistas a esta típica ciudad del norte de Brasil.

La principal amenaza no sólo es en Bahía, sino que también las policías federal y militarizada lleven adelante protestas sindicales precisamente durante el Mundial, cuya seguridad y desarrollo es uno de los mayores desafíos que enfrenta Rousseff en un año que intentará ganar la reelección.

Para prevenir esa circunstancia, efectivos tanto del Ejército como de la Armada brasileña están siendo entrenados para reemplazar a los agentes que puedan entrar en huelga.

La tasa de homicidios en el estado de Bahía aumentó 400 por ciento entre los años 2000 y 2010, a 41,1 por cada 100 mil habitantes, según el oficial Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA).


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.