• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Trump ha repetido una y otra vez que no es un político.

Trump ha repetido una y otra vez que no es un político. | Foto: Reuters

Publicado 9 noviembre 2016

Su imagen, discurso y promesas de segregación eran reflejadas por los medios como una broma de mal gusto. Donald Trump es el sucesor de Barack Obama.

The Washington Post publicó, respecto a su postulación por el Partido Republicano, que el empresario Donald Trump afrontaba "una ardua batalla para que le tomen en serio". Más de un año después, es el presidente electo número 45 de Estados Unidos.

Durante la campaña electoral, Trump continuó siendo el showman que fue en su reality show "The Apprentice", en el que enseñaba a los participantes a desenvolverse con éxito en el mundo de los negocios.

Lo que empezó como un chiste de mal gusto para el mass media, fue ascendiendo en las encuestas, mientras que Hillary Clinton, con más de 30 años de carrera política, registró un descenso estrepitoso.

Clinton contó con un apoyo poco frecuente: el Partido Demócrata, liderado por el presidente Barack Obama, y el mundo artístico se movilizaron por ella y en desprestigio de Trump.

El pasado bélico de Clinton (casos Libia e Iraq) y el escándalo de sus correos se maquillaron de experiencia política y ganas de hacer historia con una mujer como primera presidenta de Estados Unidos.

Sin embargo, no fue suficiente. Con un discurso xenófobo, Trump prometió "hacer que Estados Unidos sea grande otra vez" a través del endurecimiento de políticas de migración.

El discurso, que fue caricaturizado por los medios de comunicación, exacerbó la extrema derecha nacional e internacional. Milicias estaban dispuestas a "defender los resultados" si Trump resultaba perdedor en las elecciones del 8 de noviembre.

"Yo no soy un político. Los políticos hablan y no actúan. Yo soy lo contrario", es una de las frases del presidente número 45 de Estados Unidos que más han usado los medios contra el nuevo comandante en jefe de EE.UU.

La victoria de Trump deja a la expectativa promesas que parecían surrealistas: un muro entre la frontera México - Estados Unidos; el endurecimiento de políticas contra América Latina, y especialmente con Cuba, que registró un acercamiento durante la gestión de Obama y restricciones para los musulmanes en EE.UU.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.