• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 9 diciembre 2016

Dilma Rousseff y Cristina Fernández deploraron el retroceso social en Brasil y Argentina con la instalación de nuevos gobiernos neoliberales.

La presidenta legítima de Brasil, Dilma Rousseff, y la exmandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner, resaltaron los avances sociales durante sus gobiernos y rechazaron el retroceso al neoliberalismo durante la conferencia "La lucha política en América Latina" en Sao Paulo.

Rousseff destacó que en Brasil, durante su gestión y el de Lula da Silva, la nación tenía "una fuerte distribución del ingreso, sacando de la pobreza y llevando a la clase media a millones de brasileños".

Explicó que servicios como el acceso a la vivienda propia no estaban a disposición de los brasileños. Por ello, en su mandato se crearon cuatro millones cien mil casas. Además, recordó que se aplicaron políticas de revalorización del salario y prestaciones continuadas.

>> ONU: ley que limita el gasto social en Brasil viola los DD.HH.

"También reafirmamos la lucha nacional construyendo con gran esfuerzo dos políticas, una de contenido nacional y la otra el modelo que usamos para la exploración de la capa de presal, esto llegó en un momento determinado, esto es importante desde un punto de vista estratégico, porque ese petróleo que conseguimos va a financiar el gran desafío del país: garantizar que la distribución del ingreso pueda permanecer", detalló la mandataria legítima de Brasil.

¿Por qué la reversión a gobiernos neoliberales?

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, en su intervención en la conferencia, explicó que los últimos 15 años de gobiernos nacionales, populares y democráticos en América Latina "han marcado la vida de la región". 

"¿Por qué el retroceso si han sido periodos de inclusión social?", cuestionó la exmandataria argentina ante el nuevo presidente de derecha en su país y el golpe de Estado contra Dilma Rousseff en Brasil para la instauración de un gobierno neoliberal.  Recordó que "en la década de los 90 se crecía un 7 por ciento pero sin inclusión social, cada vez había más excluidos de jubilaciones, trabajo formal, educación".

Fernández explicó las razones por las cuales las sociedades le han dado la espalda a las conquistas de sus derechos en los últimos 15 años: el neoliberalismo y sus aparatos mediáticos lograron crear un sentido común de que todo lo logrado "es producto del esfuerzo personal" y no tiene relación con las oportunidades y las políticas sociales de los gobiernos progresistas. 

 

"Se creó un sentido en la sociedad de disociación, del esfuerzo personal y lo que son políticas del Estado, además de convencer a esos compatriotas que lo logrado se debió solo a un esfuerzo personal, se le dijo que lo que le faltaba era culpa del gobierno", por crear programas sociales para los sectores más vulnerables, indicó la exmandataria argentina. De esta forma se estigmatizaron las políticas sociales.

"Ese 9 de diciembre (cuando terminó su gestión) la Argentina había registrado en el tercer trimestre del año el índice de desocupación más bajo de las últimas décadas, 5.9 de desocupación. El nivel de endeudamiento, que duró por siglos en el país, finalmente fue reducido drásticamente.

 

"Todos hablaban de la deuda externa y que nada se podía hacer, y la presencia del FMI, que intervenía casi como en la época de las colonias, en la vida y en la economía de los argentinos", dijo Fernández y añadió que en 2005 se terminó con el tutelaje económico del FMI (Fondo Monetario Internacional).


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.