• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Miembros del ejército en formación, en la sureña ciudad iraquí de Basora.
(Foto: elmundo.es)

    Miembros del ejército en formación, en la sureña ciudad iraquí de Basora. (Foto: elmundo.es)

Publicado 18 junio 2014

El primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, destituyó este martes a cuatro altos funcionarios militares, quienes serán sometidos a un juicio militar por "haber huido del campo de batalla, sin haber recibido ninguna orden en ese sentido".

El anuncio se produce una semana después del inicio de una ofensiva terrorista de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL), agrupación armada ilegal que ha tomado control de varias ciudades y sostiene fuertes enfrentamientos con las Fuerzas Armadas del país asiático.

Entre los destituidos figura el general Mahdi Al-qarawi, comandante en jefe de la provincia de Nínive (norte), la primera que se rindió al cerco del Estado Islámico de Irak y del Levante.

Precisamente, durante los primeros días de esta ofensiva del EIIL, las fuerzas de seguridad en esa región apenas opusieron resistencia y muchos soldados y policías abandonaron sus posiciones, según reportan medios locales.

Igualmente, el Premier iraquí también exigió al Estado Mayor del Ejército la creación de consejos de disciplina, cuyo objetivo sería investigar a "todo aquel oficial que abandone su puesto".

En un comunicado difundido por la televisión oficial iraquí, Al Maliki defendió que "como jefe supremo de las Fuerzas Armadas, aplicará el artículo 78 de la Constitución para castigar a aquellos oficiales que no han ejercido sus obligaciones con los iraquíes".

Por otro lado, el Ejército, con la ayuda de miles de voluntarios, puso en marcha varias operaciones de "limpieza armada", recuperando así una buena parte de las zonas que se encontraban en manos de los terroristas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.