• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Víctimas de abuso sexual en un número cada vez mayor declinaron cooperar con los investigadores por perder la confianza en la justicia militar. (Foto: VTV)

    Víctimas de abuso sexual en un número cada vez mayor declinaron cooperar con los investigadores por perder la confianza en la justicia militar. (Foto: VTV)

Publicado 10 febrero 2014

La mayoría de los militares en servicio en las bases del Ejército estadounidense en Japón que fueron hallados culpables de crímenes sexuales en los últimos años, no han ido a la cárcel, según se desprende de los documentos internos del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Los criminales sólo fueron multados, degradados, castigados con no salir de sus bases o retirados de las Fuerzas Armadas, indican los documentos.

En unos 30 casos, el castigo se limitó sólo a una carta de reprimenda. Más de mil registros, obtenidos por una agencia internacional de noticias gracias a la ley por la Libertad de la Información de EE.UU. (Freedom of Information Act), describen gráficamente y en detalle cientos de casos de abusos sexuales cometidos en dichas bases militares.

Expertos han considerado que estos datos pintan "un panorama inquietante" de cómo los oficiales estadounidenses de alto rango enjuician y castigan a las tropas acusadas de crímenes sexuales.

En dos casos de violación, los comandantes obviaron las recomendaciones del Consejo de Guerra y en su lugar retiraron los cargos, indicó el medio de comunicación.

Además, cuando las autoridades castrenses reconocían que se había cometido un delito sexual, era poco probable que el sospechoso pisara la cárcel. De 244 militares cuyos castigos se detallan en los registros obtenidos, sólo un tercio de ellos fueron encarcelados.

Según los análisis sobre delitos sexuales denunciados entre 2005 y principios de 2013, hay una muestra de esquema de fallos aleatorios e incongruentes. La Infantería de Marina fue la que envió a más infractores a prisión en comparación con otras ramas de las Fuerzas Armadas, porque de 270 casos, 59 de los acusados fueron puestos tras las rejas.

Entre tanto, las víctimas en un número cada vez mayor declinaron cooperar con los investigadores o se retractaron en un indicio de que tal vez habían perdido la confianza en la justicia militar.

En 2006, el Servicio Naval de Investigaciones Penales, que se ocupa de las denuncias relacionadas con la Armada y la Infantería de Marina, informó de 13 casos. En 2012 fueron 28.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.