• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 16 junio 2014

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, hizo referencia este lunes en cadena nacional a la decisión de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos que resolvió no tomar la apelación argentina contra el fallo del juez Thomas Griesa, en la causa abierta contra el país por los llamados fondos buitre.

Aseguró que "es notable cómo funciona la justicia de Estados Unidos en defensa del 1 por ciento de los tenedores de deuda que no ingresaron al canje, denominados buitres, y cómo funciona la justicia en Argentina" con el "megacanje", que terminó prescribiendo ante la falta de acción de jueces y fiscales.

Al principio de su alocución, defendió la causa abierta ya que "no en vano países como Francia, México, Brasil, inclusive más de 100 parlamentarios británicos, acompañaron a Argentina porque entendían que esto no era una causa de Argentina sino del mundo entero".

Posteriormente, ofreció una breve historia de la deuda externa argentina. "Comenzó a crecer exponencialmente desde 1976" y fue la fórmula contra "el crecimiento ya que generó pobres, desocupación, falta de estructura, faltas en educación. La historia definitiva de las últimas décadas".

La misma deuda "creció en la democracia de los años ochenta (...) el país se endeudó de manera terrible para sostener esa ficción de que un dólar era igual a un peso", explicó. La mandataria continuó con que "vino otro gobierno y Argentina sigue sufriendo la convertibilidad, también el denominado blindaje que tiene lugar a fines del año 2001".

Explicó que se trataba de una operación ficticia de "40 mil millones de dólares que el Fondo Monetario Internaiconal le prestaba al Gobierno para hacerse cargo de la deuda". El blindaje tampoco tuvo éxito.

Rememoró que Néstor Kirchner se encaminó a la tarea de renegociar y culmina una primera parte en 2005, sin acceso al mercado de capitales, y comienza a pagar su deuda con recursos propios. "Paralelamente al pago de la deuda se generaban millones de puestos de trabajos, se abrían fábricas. Fue el pago con crecimiento e inclusión", sostuvo.

"Algunos dicen que por qué no pagarle este dinero y terminar el problema. Hay un problema mucho más grande: hay otro siete por ciento que de aceptarse este criterio de pago estarían en condiciones de cobrarle a la Argentina 15 mil millones de dólares", explicó la jefa de Estado.

La Presidenta sostuvo que "es absurdo e imposible que un país destine más de la mitad de sus reservas al pago de deudas", al referirse al eventual caso de que el resto de los acreedores de la Argentina reclamen el mismo trato de los fondos buitre, tras el fallo Griesa.

Dejó ver la voluntad de negociación de Argentina y recordó los años de 2005 y 2010. "Argentina ha demostrado una evidente voluntad de negociar" sin embargo, explicó que eso difiere del concepto de extorsión "es diferente para todo gobernante; para todo país".

"El objetivo de Argentina es pagar. Pagó todas sus obligaciones sin acceder al mecado de capitales (...) y ha evidenciado que tiene una voluntad de negociación. Lo que no tiene es que ser sometida a semenjante extorsión; no lo merece el país", reiteró.

Con la decisión de EE.UU., el caso vuelve al juzgado que conduce Thomas Griesa, quien condenó dos veces a Argentina a pagar mil 470 millones de dólares a los fondos.

Los nueve jueces de la máxima corte estadounidense no emitieron comentarios sobre la decisión, que ratifica una condena adoptada por el tribunal de Nueva York en favor de los fondos especulativos NML Capital y Aurelius, que se negaron a sumarse a las estructuraciones de la deuda soberana argentina.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.