• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 29 mayo 2014

La Corte Suprema de Panamá declaró este jueves la inconstitucionalidad de la solicitud de asilo de la exdirectora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) colombiano, María del Pilar Hurtado, ligado al espionaje ilegal contra funcionarios públicos de clara oposición al expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Magistrados de la CSJ panameña consideraron que el decreto que le dio el asilo a Hurtado violó la constitución. Esta iniciativa tuvo ocho votos a favor, de acuerdo a medios panameños.

La exdirectora del Das se mantiene prófuga de la justicia colombiana, que la juzga por cinco delitos que le podrían acarrear penas que acumularían al menos 20 años de prisión, los cargos que se le adjudican son concierto para delinquir, violación ilícita de comunicaciones, abuso de función pública, prevaricato y falsedad ideológica.

La Fiscal General de Colombia, Viviane Morales, solicitó el 18 de mayo de 2011 en audiencia ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá la detención de la exdirectora del Departamento Administrativo de Seguridas (DAS) María del Pilar Hurtado, asilada en Panamá desde noviembre de 2010, por su implicación en las escuchas ilegales y seguimientos de periodistas, magistrados y opositores durante la administración del ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010).

"Se realizaron seguimientos al exsenador Gustavo Petro, la exsenadora Piedad Córdoba, el exmagistrado auxiliar Iván Velásquez, el abogado Ramiro Bejarano y el periodista Daniel Coronell", afirmó la fiscal en ese momento.

La Justicia colombiana había emitido una orden de captura internacional con difusión roja el 23 de abril de 2011, para que la Policía Internacional (Interpol) procediera a la captura de Hurtado.

El escándalo por las chuzadas comenzó en febrero de 2007, cuando se conoció que el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, inteligencia) de Colombia, que depende directamente de la Presidencia, hizo seguimientos e interceptó los teléfonos de miembros de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), dirigentes opositores, periodistas y defensores de los derechos humanos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.