• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Continúan las investigaciones en Paraguay por asesinato de periodista.  (Foto: Archivo)

Continúan las investigaciones en Paraguay por asesinato de periodista. (Foto: Archivo) | Foto: abc.py

Publicado 29 octubre 2014

En Paraguay continúan las investigaciones en torno al asesinato del periodista Pablo Medina y su asistente Antonia Almeida. El segundo autor material fue identificado como Flavio Acosta Riveros, sobrino del intendente (Alcalde) del distrito de Ypejhú, Vilmar Acosta.

El segundo autor material del asesinato del periodista paraguayo Pablo Medina y su asistente Antonia Almada fue identificado mientras los familiares del reportero denunciaron falta de protección por parte del Gobierno.

Flavio Acosta Riveros surge como el segundo autor material del crimen, según fuentes de la investigación. Se presumía que era Gustavo Acosta Gadea, otro de los sobrinos del intendente (Alcalde) del distrito de Ypejhú, Vilmar Acosta, pero esta hipótesis cambió.

Flavio Acosta actualmente está prófugo de la justicia y es considerado cabeza del grupo familiar que controlaba la producción y exportación de la marihuana hacia Brasil.

La única sobreviviente del atentado había identificado ya a Wilson Acosta, hermano del intendente prófugo, como uno de los asesinos y el análisis del cruce de llamadas telefónicas entre este y Flavio Acosta permitió comprobar la participación directa de los dos en el crimen.

Agentes policiales allanaron la noche del lunes la residencia del último acusado pero la encontraron desierta, por lo cual fue declarado también como prófugo y se dictó la correspondiente orden de detención.

Debe agregarse que tanto Vilmar como Wilson y otro hermano nombrado Yuner fueron procesados por producción y recolección de estupefacientes tras encontrarse en la hacienda del primero tres toneladas de marihuana y los elementos para procesarla con vistas a su exportación.

Paralelamente al anuncio fiscal, Gaspar Medina, hermano del asesinado periodista, criticó la falta de protección por parte de las autoridades a su familia y dijo temer por su vida y por la del resto de los familiares pues recibieron ya amenazas de muerte.

"No tenemos en quien confiar, no sabemos donde pisar, se apodera de nosotros el miedo, a mi hermano lo mataron como un cordero y tememos le ocurra algo al resto de la familia", puntualizó.

Medina y Almada murieron a manos de sicarios vinculados al narcotráfico en un camino rural del departamento de Curuguaty el pasado 16 de octubre, atentado destinado a silenciar las fuertes críticas del reportero a mafias y políticos vinculados con el crimen organizado en esa zona del país.

Los hechos

Según lo determinaron las investigaciones, las víctimas fueron seguidas durante un recorrido que hicieron a la colonia Crescencio González, donde Pablo realizó su última cobertura periodística.

Cuando volvían de la pauta, fueron interceptados. Los maleantes estaban vestidos con uniformes camuflados. Inexplicablemente –y como materia pendiente de la investigación– Pablo detuvo la marcha de la camioneta. Wilson Acosta se aproximó, acercó su rostro a la ventanilla y le preguntó si era Pablo Medina: Allí mismo y a continuación, metió la escopeta dentro del vehículo y lo asesinó a balazos de arriba a abajo. Mientras tanto, del mismo lado y con una 9 mm, dispararon contra la joven Antonia Maribel Almada.

Habría un cuarto cómplice: Arnaldo Javier Cabrera, chofer de Vilmar “Neneco” Acosta y con antecedentes policiales. Es más, tenía órdenes de captura. Y habría, inclusive un quinto cómplice que los investigadores están por probar: un enlace del intendente Vilmar Acosta con los campesinos, alguien que maneja los asentamientos y los vínculos con la intendencia de Ypejhú. Sería quien contó que Pablo Medina iría a la Colonia Crescencio González, lo que permitió hacerle el seguimiento al periodista.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.