• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Nacionalistas e independentistas catalanes insisten en que "no se ha quebrado la legalidad". (Foto: teinteresa.es)

    Nacionalistas e independentistas catalanes insisten en que "no se ha quebrado la legalidad". (Foto: teinteresa.es)

Publicado 21 febrero 2014

El Congreso de Diputados de España rechazó por primera vez de forma "tajante y expresa" el plan del Gobierno de Cataluña, de celebrar un referendo independentista el próximo 9 de noviembre.

El texto contrario a la consulta fue presentado por el partido de centro derecha Unión, Progreso y Democracia (UPyD), de la exsocialista Rosa Díez, y recibió el apoyo del conservador y gobernante Partido Popular (PP) y del Partido Socialista (PSOE).

Los socialistas decidieron sumarse tras incluir en la resolución un pedido al Gobierno de Mariano Rajoy para que siga "utilizando todos los instrumentos que prevé la Constitución y el ordenamiento jurídico para garantizar el cumplimiento de la legalidad".

La líder de UPyD Rosa Díez celebró que la oposición al plan soberanista del presidente catalán, Artur Mas, fue de una "mayoría abrumadora de más del 85 por ciento de la Cámara". Sostuvo que la consulta catalana es "ilegal" y "antidemocrática" y que por ese motivo era necesario una respuesta "política y legítima" de parte del Congreso.

En tanto, el máximo dirigente del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló tras la votación que los socialista continuarán oponiéndose a la celebración de la consulta soberanista, pero remarcó que "votar cada quince días no arregla el problema con Cataluña".

Los promotores de la consulta, los nacionalistas e independentistas catalanes, insistieron en que "no se ha quebrado la legalidad" y que Cataluña "tiene el derecho a decidir sobre su soberanía".

Mariano Rajoy se opone a que Cataluña convoque un referendo porque la Constitución le otorga esa potestad sólo al jefe del Gobierno, y argumenta que la "soberanía" recae en el conjunto del pueblo español y que, por lo tanto, una sola parte no puedes decidir sobre la estructura territorial de todo el Estado.

La amenaza de Cataluña es uno de los principales problemas que afronta Rajoy, quien con sus políticas de ajuste neoliberales y concesiones al ala ultraderechista de su partido, como la ley que endurece el aborto y la reforma educativa centralista, no hace más que alimentar el sentimiento separatista de la norteña y poderosa región.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.