• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Al menos 111 presos fueron contabilizados entre los muertos que dejó el motín de Carandirú en 1992 (Foto:Archivo)

    Al menos 111 presos fueron contabilizados entre los muertos que dejó el motín de Carandirú en 1992 (Foto:Archivo)

Publicado 20 marzo 2014

Un juzgado de Brasil condenó a 96 años de cárcel a diez policías implicados en la matanza de la prisión de Carandirú, en Sao Paulo (sureste) en el año 1992, cuando masacraron a ocho reclusos de la quinta planta del pabellón número 9, informó un medio local.

En específico, la Corte sentenció a nueve de estos policías a 96 años de prisión por asesinato (pena mínima de seis años por cada asesinato cometido más la condena de seis años por falta de protección a las víctimas, para cada uno de los detenidos), por colaborar en una operación policial para terminar con un motín.

Durante la reyerta de reos, murieron 111 presos, en su mayoría, por disparos a quemarropa. Al décimo acusado, el policía Silvio Sabino, le otorgaron 104 años por haber participado en otros delitos previos a la matanza, que no han sido revelados. En total han sido sentenciados 58 policías hallados culpables por la mayor matanza carcelaria de la historia de Brasil.

En este grupo se incluye al responsable de dirigir la operación policial, el coronel de policía Ubiratan Guimaraes, quien fue juzgado en 2001 y condenado a 63 años de cárcel. Aunque cinco años más tarde fue absuelto de su pena en segunda instancia y murió pocos meses después.

La prisión de Carandirú que alberga a unos 8 mil internos, fue objeto de críticas por observadores de derechos humanos por mostrar el caos penitenciario. En el 2002 fue desactivado y después convertido en un parque público.

Este caso fue llevado al cine con la galardonada película "Carandirú", del director argentino Héctor Babenco, también a la literatura con libros como "Estaçao Carandirú", del médico y presentador de televisión Drauzio Varela, quien en la época trabajaba en el centro de reclusión.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.