• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El señalamiento contradice a la Procuraduría mexicana que en su momento aseguró que las pertenencias de los estudiantes fueron quemadas con ellos.

El señalamiento contradice a la Procuraduría mexicana que en su momento aseguró que las pertenencias de los estudiantes fueron quemadas con ellos. | Foto: EFE

Publicado 7 julio 2017

Al menos nueve teléfonos y tres chips de algunos de los 43 estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa estuvieron en funcionamiento luego de la desaparición de los normalistas.

Autoridades del Gobierno de México reconocieron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que al menos nueve teléfonos y tres chips de algunos de los 43 normalistas de Ayotzinapa estuvieron activos y en funcionamiento después de los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014. 

El señalamiento coincide con una de las conclusiones que en abril de 2016 presentó en su informe le Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la CIDH para investigar el caso.  

Por otra parte, contradice la supuesta "verdad histórica" que en su momento presentó como versión oficial la Procuraduría General de la República (PGR) en la que argumentó que los estudiantes fueron incinerados con sus pertenencias entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre.

El fiscal de la oficina especial para el caso Iguala de la PGR, Alfredo Higuera Bernal, indicó que al atender las recomendaciones del GIEI para investigar la telefonía celular se encontró que 32 números vinculados a los normalistas se pueden relacionar con el momento del ataque y los posteriores. 

Bernal detalló que tres de los chips fueron utilizados con posterioridad a los hechos y aseguró que tenían los nombres específicos de los normalistas a los que corresponden.

En el caso de los aparatos telefónicos fueron nueve los que siguieron en uso. La Policía Federal indaga respecto a todos aquellos que usaron esos aparatos con posterioridad.

Esta información, agregó el fiscal, concuerda con lo que en su momento planteó el GIEI hace más de un año, que los aparatos y chips correspondientes de los estudiantes no fueron destruidos en la fecha de los hechos y siguieron en uso, eso fue confirmado técnicamente. 

Fuente: EFE

El subdirector del Centro Prodh, Santiago Aguirre, puntualizó que la afirmación del fiscal destierra la versión de que los estudiantes y sus pertenencias fueron calcinados en el basurero de Cocula. 

Aguirre cuestionó a la representación gubernamental encabezada por el subsecretario de DD.HH. de la Secretaría de la Gobernación, Roberto Campa, las razones por las que no se investigaron esas líneas telefónicas desde octubre, noviembre o diciembre de 2014. 

Los estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, en el sureño estado de Guerrero, desaparecieron el 26 de septiembre de 2014 después de ser atacados por la policía local de Iguala.

Fuente: EFE

El funcionario de la PGR indicó que pruebas periciales, testimonios y revisiones al autobús con "drogas", que iría desde Iguala a Estados Unidos, confirmaron que no hay datos de estupefacientes directamente ligados a ese camión.

Uno de los padres de los 43 normalistas al reclamar la impunidad en la que se encuentra el caso aseveró ante la CIDH que los representantes estaban desesperados porque casi tres años después de la desaparición no tienen noticia del paradero de sus hijos. "No aceptaremos ninguna verdad que no sea apegada a argumentos científicos", aseveró.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.