• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El presidente de EE.UU., Barack Obama, encabeza la iniciativa de expulsar a Rusia del G-8 como castigo por haber adherido a Crimea a su territorio. (Foto: Archivo)

    El presidente de EE.UU., Barack Obama, encabeza la iniciativa de expulsar a Rusia del G-8 como castigo por haber adherido a Crimea a su territorio. (Foto: Archivo)

Publicado 24 marzo 2014

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, dijo este lunes que su nación no tiene por qué preocuparse ante la amenaza de expulsión planteada por sus aliados occidentales del G-8, pues consideró que se trata de un organismo informal.

La amenaza contra Rusia surge como iniciativa del presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama para “castigar” al dignatario ruso, Vladimir Putin, por haber firmado el pasado viernes 21 de marzo la ley sobre la adhesión de la República Autónoma de Crimea y Sebastopol a su país. Ambas regiones anteriormente pertenecían a Ucrania.

"Si nuestros socios occidentales piensan que este formato [de reunión del G-8] ya no tiene razón de ser, entonces que así sea (...) el G-8 es un club informal [...], para nosotros no es una gran tragedia si no se reúne", añadió Lavrov al salir del primer encuentro con su homólogo interino ucraniano, Andrii Deshchytsia, del que de momento no se filtró nada.

Obama reunió este lunes en Holanda a sus aliados del G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) para preparar una respuesta a Rusia por su adhesión de Crimea, donde las últimas tropas ucranianas comenzaron a retirarse de la península y el rublo comenzó a circular.

"Europa y Estados Unidos están unidos en su apoyo al gobierno y el pueblo de Ucrania, y están unidos para hacerle pagar a Rusia el costo de sus acciones" en ese país, dijo Obama en Amsterdam tras entrevistarse con Mark Rutte, el primer ministro holandés.

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) ya impusieron sanciones a responsables rusos y ucranianos prorrusos por fomentar y organizar el referéndum secesionista en Crimea así como su anexión a la Federación de Rusia.

El objetivo es disuadir a las autoridades de Moscú de avanzar en otros territorios y castigarlas por la "desestabilización" de Ucrania.

"Estamos muy inquietos por la potencial escalada en el Este y Sur de Ucrania", indicó el consejero adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, agregando que Washington los "observa muy de cerca".

Moscú ha desplegado fuerzas "muy importantes" cerca de la frontera oriental de Ucrania, y Kiev dijo el domingo que teme una invasión.

En La Haya, el ministro interino ucraniano Andrii Deshchytsia sostuvo que la posición del gobierno de Kiev "es la de utilizar todos los medios pacíficos para resolver pacíficamente este conflicto".

No obstante, el presidente Vladímir Putin ordenó formar las instituciones ejecutivas y administrativas territoriales rusas en Crimea y Sebastópol antes del 29 de marzo, una tarea delegada a los ministros y jefes de las estructuras federales, incluidos el Primer Ministro, los titulares de Defensa e Interior, además del director del Servicio Federal de Seguridad.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.