• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Desde el pasado mes de diciembre varias tormentas invernales y olas de frío han afectado varias localidad de Estados Unidos y Canadá; hecho que obligó a ambas naciones a declarar el estado de emergencia (Foto: Archivo)

    Desde el pasado mes de diciembre varias tormentas invernales y olas de frío han afectado varias localidad de Estados Unidos y Canadá; hecho que obligó a ambas naciones a declarar el estado de emergencia (Foto: Archivo)

Publicado 12 febrero 2014

La tormenta de invierno que afecta a Estados Unidos desde hace varias semanas motivó la suspensión de casi tres mil vuelos este miércoles en la ciudad de Atlanta, perteneciente al estado de Georgia, ubicado al sureste de la nación norteamericana.

En total, el  70 por ciento de los vuelos, tanto de salida como llegada, fueron suspendidos en el  Aeropuerto Internacional de Atlanta Hartsfield-Jackson, donde sólo 300 vuelos pudieron concretar sus operaciones, de acuerdo con informaciones del personal que labora en el sitio.

Desde el pasado mes de diciembre, varias regiones de Estados Unidos se han visto perjudicada por una ola frío atípica para el país; situación que se ha expandido hasta Canadá. Localidades como Nueva York (noreste), Texas (sur), Florida (sureste) y California (oeste) han sido afectadas por la suspensión del servicio eléctrico.

Por su parte, provincias canadienses como  Ontario (sureste), Quebec (este) y Manitoba (centro) han experimentado temperaturas por debajo de los 50 grados centígrados. Estas condiciones han obligado a los gobiernos de ambas naciones a decretar alertas y solicitar a los ciudadanos mantenerse bajo resguardo en sus viviendas.

En febrero de este año, una tormenta invernal propició una nevada que afectó a varios departamentos del centro de Estados Unidos, en una franja que abarca desde el noroeste de Texas hasta Illinois, lo que obligó a la cancelación de cientos de vuelos y al cierre de carreteras.

En esa oportunidad, las autoridades reportaron al menos tres personas muertas así como miles de casas y oficinas sin electricidad en el noroeste de Texas y sureste de Oklahoma.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.