• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El estudio sugiere que tener horarios de comida regulares ayuda a las personas a mantener sus relojes biológicos estables.

El estudio sugiere que tener horarios de comida regulares ayuda a las personas a mantener sus relojes biológicos estables. | Foto: Opinión

Publicado 5 junio 2017





Los científicos advierten que el cambio en los ritmos de azúcar en la sangre, resultó sorprendente, cuando se alteran los horarios para comer. 

Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Surrey (US) en Reino Unido, reveló que cambios en las horas de la comida afecta a los relojes biológicos.

Los efectos de las alteraciones en el horario de las comidas hacia el llamado reloj biológico o sistema circadiano humano fue el objeto de estudio del grupo de investigadores.

El sistema circadiano es parte esencial para la fisiología y se encarga de controlar nuestro comportamiento; el organismo posee varios relojes circadianos que controlan los ciclos y funciones naturales, los cuales están afectados por distintos factores como la exposición a la luz.

Los científicos encontraron que el cambio en la hora de las comidas no afectó el reloj biológico maestro, pero si provocó cambios en el ciclo que regula los niveles de azúcar en la sangre.

>> Científicos descubren células responsables de canas y calvicie

El doctor Jonathan Johnston académico de la US y coautor del estudio, explicó que “un retraso de cinco horas en la hora de las comidas provoca un retraso de cinco horas en nuestros ritmos internos de azúcar en la sangre. Nuestro estudio sugiere que esto se debe a los cambios en los relojes en nuestros tejidos metabólicos”.

En la investigación sometieron a 10 voluntarios sanos a cumplir con horarios específicos de alimentación durante seis días, para después regirlos a un horario de comidas diferentes con un retraso de 5 horas durante el mismo lapso de tiempo.

Los científicos querían medir cualquier cambio en sus ritmos circadianos, sin embargo, los marcadores biológicos de reloj, tales como somnolencia, niveles de melatonina y cortisol, no mostraron diferencia entre los dos horarios.

>> Científicos chinos desarrollan una bicicleta inteligente

Los niveles de azúcar en la sangre y la expresión de un gen conocido como PER2, un importante componente del sistema circadiano interno, si presentó un cambio, y cuando nuestros relojes biológicos no están sincronizados, nuestro cuerpo lo advierte.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.