• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El año pasado, la presidenta Dilma Rousseff exigió al gobierno de Estados Unidos respetar la privacidad de los brasileños y le advirtió que el país podía defendenrse de los ataques cibernéticos (Foto:Archivo)

    El año pasado, la presidenta Dilma Rousseff exigió al gobierno de Estados Unidos respetar la privacidad de los brasileños y le advirtió que el país podía defendenrse de los ataques cibernéticos (Foto:Archivo)

Publicado 4 abril 2014

El Congreso de Brasil, advirtió que el país aún sigue vulnerable al espionaje de Estados Unidos, dado que "no está preparado" para interceptar intromisiones telefónicas extranjeras, por lo que propuso una nueva legislación para contrarrestar el problema.

En un informe, el Senado detalla la investigación hecha a la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) que revela la intervención telefónica y de correos electrónicos de brasileños, incluyendo el de la presidenta Dilma Rousseff, señaló la agencia Reuters.

El texto también indica que Gobierno brasileño "no está preparado para afrontar actividades de inteligencia por parte de otros gobiernos u organizaciones", y es preciso desarrollar otros mecanismos de bloqueo.

Tras aprobar la creación de un marco regulatorio de Internet para evitar las interceptaciones de la NSA en el país y garantice la privacidad de los usuarios, el Congreso apela por reforzar la medida con una nueva normativa dedicada a esta área.

El Senado acota en el informe que el país es  vulnerable al espionaje por las condiciones establecidas para desarrollar una infraestructura en telecomunicaciones. La mayoría de los cables submarinos que posibilitan llamadas desde Brasil, por ejemplo, están direccionados a través de Miami y trasladan el 90 por ciento de los datos enviados desde el país al exterior.

Por ello, la nueva legislación se enfocará en"desarrollar mecanismos protectores para conocimientos y seguridad cibernéticos", precisa el documento. En ese orden, surgiría una ley que exija una aprobación judicial para que los datos de los usuarios brasileños puedan ser utilizados por extranjeros.

El año pasado, la presidenta Dilma Rousseff pidió en Estados Unidos crear una alianza contra el espionaje de datos de telecomunicaciones,tras las revelaciones filtradas por el ex contratista de la NSA, Edward Snowden que afirmaban la interceptación ilegal de la NSA en teléfonos móviles y correos de los brasileños, así como el espionaje constante a la mandataria.

La sugerencia de Rousseff resultó bien vista por algunos países suramericanos y europeos, que al igual que Brasil trabajan en la creación un cerco cibernético que proteja sus comunicaciones.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.