• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El líder sindical Divanilton Pereira expresó que no se trata de la oposición o el oficialismo, sino de la defensa de la democracia.

El líder sindical Divanilton Pereira expresó que no se trata de la oposición o el oficialismo, sino de la defensa de la democracia. | Foto: Sintserp

Publicado 1 abril 2016



El secretario de la Central de Trabajadores de Brasil manifestó que la presión del pueblo ha logrado un frente unido en apoyo al Gobierno de Rousseff y a la defensa soberana de la democracia.

El secretario de Relaciones Internacionales de la Central de Trabajadores de Brasil (CTB), Divanilton Pereira, expresó que los trabajadores brasileños no permitirán ningún retroceso de la democracia.

Las declaraciones fueron ofrecidas durante el VII Encuentro Sindical Nuestra América (ESNA), en Brasil, en torno a las manifestaciones sucedidas en el país durante esta semana.

>> Rousseff: "Creemos en la democracia"

"La derecha nacional, articulada con intereses imperialistas, desde que perdieron las elecciones en 2014 insisten en desestabilizar nuestro país y realizar un golpe contra el mandato de la legítima presidenta Dilma Roussef", señaló.

El secretario destacó las multitudinarias manifestaciones cívicas en defensa de la democracia brasileña protagonizadas por la CTB y demás centrales sindicales, movimientos sociales, personas demócratas y progresistas, intelectuales, artistas y juristas en las que casi un millón de personas han ocupado las calles de Brasil porque no se trata de "si era el gobierno o la oposición, ya que lo que está en juego es la democracia brasileña", apuntó.

>> Lula: Brasil sabe que no hay solución fuera de la democracia

Indicó que no permitirán que lo que ocurrió en Honduras, Paraguay, Argentina, y que la derecha opositora quiere que ocurra en Venezuela, se concrete en el suelo brasileño. "Los trabajadores no vamos a permitir ningún retroceso, por eso son muy importantes estas movilizaciones", acotó.

Desde su perspectiva, el esfuerzo de salir a la calle ha logrado una correlación entre los diferentes frentes que se han alzado en apoyo al mandato de la presidenta Dilma Rousseff.

En cuanto a la decisión de la mandataria de llevar a Luiz Inácio Lula da Silva al Gobierno, Pereira subrayó que para los trabajadores el exgobernante es un ícono y que es necesario la unidad, de la "autoridad del presidente Lula" y de la solidaridad nacional para fortalecer el Gobierno y "derrotar la conspiración" que la oposición internacional y nacional han armado.

>> Brasil: nombra Dilma Rousseff a Lula nuevo ministro de Presidencia

En contexto
El Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante acusaciones de incurrir en maniobras contables para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, modificar los presupuestos mediante decretos, acumular deudas y contratar créditos con la banca pública, algo que la legislación prohibe. 
Por estos supuestos casos de corrupción de Petrobras, se intenta sumergir a la jefa de Estado en un juicio que la separará de sus funciones por 180 días mientras la investigan por los cargos de los que se le acusan.
El exmandatario y actual ministro de la Casa Civil, Luiz Inácio Lula da Silva, también es investigado por el mismo caso de corrupción. El 4 de marzo fue detenido de manera arbitraria por unos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil que allanaron su casa.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.