• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Directivos son acusados de estafa y administración fraudulenta (Foto: Archivo)

Directivos son acusados de estafa y administración fraudulenta (Foto: Archivo)

Publicado 13 febrero 2014

El superviviente salvadoreño, José Salvador Alvarenga, que dice haber pasado más de 13 meses náufrago en el océano Pacífico, ya "no quiere saber nada del mar" y "espera no volver a pescar", afirmaron este jueves sus médicos, quienes además comentaron que el hombre no presenta daños físicos crónicos, ni permanentes y tampoco problemas mentales graves, pero tiene miedo al mar.

"Estamos ante una talasofobia, le ha quedado eso que es el miedo al mar, no quiere saber nada del mar, quiere evitar en la medida de lo posible estar frente al mar", dijo en conferencia de prensa el Jefe los servicios psiquiátricos del hospital San Rafael, Fredy Sermeño.

El psiquiatra que dirigió los estudios a los que sometieron al náufrago, agregó que han descartado que tenga delirios o alucinaciones, "pero si tiene un agotamiento mental producto del estrés crónico, por el peligro de muerte que vivió por muchos meses, el temor a la soledad, la impotencia por la que ha pasado".

Reveló que Alvarenga reconoció que durante el tiempo que estuvo a la deriva, "si tuvo períodos de perder la lucidez, reconoce que hubo cierto tipo de fallas en sensopersepción, como son las ilusiones o alucinaciones".

Ante este diagnóstico "no es recomendable por ahora" regrese a su pueblo a su natal Garita Palmera, 118 km al suroeste de la capital, donde vive su familia y es esperado por los vecinos, según el especialista.

El jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital San Rafael, Manuel Bello, afirmó que Alvarenga está físicamente bien, solo presenta un problema de anemia, que no es grave, y "entramos a la etapa de recuperación, donde todavía se encuentran algunos signos de apatía física", producto del largo periodo que permaneció en el bote a la deriva.

Bello explicó que "desde el punto de vista cardíaco y renal, quizás uno de los más grandes temores que teníamos, ya podemos confirmar que todo está dentro de lo normal, no hay daños crónicos, ni permanentes en ninguno de sus sistemas".

El pasado 30 de enero el náufrago de 37 años apareció en el atolón Ebon, en las Islas Marshall, a una distancia de 12 mil 500 km de donde zarpó y llegó el martes por la noche al aeropuerto internacional de El Salvador,

El hombre contó que sobrevivió comiendo pájaros y pescado crudos, y bebiendo sangre de tortuga y su propia orina; pero que su compañero de pesca murió a los cuatro meses, incapaz de soportar esa dieta.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.