• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los activistas dentro del edificio lo protegen de ser tomado ilegalmente por políticos opositores venezolanos, como parte del golpe de Estado continuado.

Los activistas dentro del edificio lo protegen de ser tomado ilegalmente por políticos opositores venezolanos, como parte del golpe de Estado continuado. | Foto: Reuters

Publicado 17 mayo 2019

El asedio a la embajada venezolana incluyó el corte de electricidad y agua, la prohibición de la entrega de alimentos a las personas dentro de la sede diplomática y agresiones físicas contra los activistas por parte de opositores.

La Policía de Washington, en Estados Unidos (EE.UU.), invadió este 16 de mayo la embajada de venezolana y desalojó de manera forzada al Colectivo de Protección, un grupo de activistas que se encontraba dentro de la sede diplomática desde el 24 de abril, después de que ambos países rompieran relaciones. La ocupación constituye una violación a la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas de 1961.

Los activistas protegen el edificio de ser tomado ilegalmente por políticos opositores venezolanos, cuyos simpatizantes mantuvieron un asedio en la embajada, al impedir el acceso de alimentos para los activistas y agredir a los manifestantes que apoyan el gobierno de Nicolás Maduro.

Además, la Policía de Washington participó en el asedio y se encargó de cortar el suministros de electricidad y agua en el edificio.

Violación a la Convención de Viena

Según el artículo 22 de la Convención de Viena, los locales de la misión diplomática, como la venezolana, no pueden ser penetrados por agentes del Estado receptor sin el consentimiento del jefe de la misión, por lo que solo podrían entrar en la embajada si tuvieran la autorización de los representantes diplomáticos de Venezuela en el país.

Los únicos que actualmente tienen esa autorización por parte del Gobierno venezolano son los activistas del Colectivo de Protección de la embajada de Venezuela en Washington.

“El Estado receptor tiene la obligación de proteger las sedes diplomáticos contra toda intromisión o daña y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión”, reza dicho artículo.

De esta manera, EE.UU. ha violado reiteradamente el derecho internacional, al permitir que los seguidores de Juan Guaidó asediaran la embajada hasta intentar entrar, por lo que se está violando el derecho internacional con la orden de desalojo del Gobierno estadounidense para entregar la sede al representante de Guaidó en Washington, Carlos Vecchio.

Además, el argumento que sostiene EE.UU. sobre su reconocimiento al Gobierno paralelo de Juan Guaidó también viola el artículo 35 de la Convención de Viena: “El Estado receptor está obligado a respetar y proteger los locales de la misión, y el Estado acreditante podrá confiar la custodia del mismo a un tercer Estado aceptable para el Estado receptor”.

De esta manera, EE.UU. debería permitir que la embajada de Venezuela en Washington sea protegida hasta que su custodia sea transferida a un Estado neutral como Suiza, tal como reclaman los activistas del Colectivo de Protección de la Embajada de Venezuela.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.