• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Como consecuencia del bloqueo israelí contra Gaza, el 45 por ciento de las medicinas de esa zona se ha acabado y los enfermos corren riesgo de morir. (Foto: latercera.com)

    Como consecuencia del bloqueo israelí contra Gaza, el 45 por ciento de las medicinas de esa zona se ha acabado y los enfermos corren riesgo de morir. (Foto: latercera.com)

Publicado 6 febrero 2014

En la Franja de Gaza aumenta drásticamente el número de pacientes diagnosticados con cáncer, a causa de las armas con contenido cancerígeno que Israel usa contra los palestinos.

"A lo largo de los últimos 14 años miles de toneladas de armas pertenecientes al régimen usurpador (Israel) fueron destruidas por completo" y "muchas de estas armas están prohibidas internacionalmente por contener sustancias ilegales", afirmó Ashraf Al-Qudra, portavoz de la Cancillería del Gobierno electo de Palestina.

Estas armas "no sólo afectan a las personas, sino que tienen efectos a largo plazo sobre el medio ambiente", agregó.

Un promedio de mil casos de cáncer se ha registrado anualmente entre los habitantes de Gaza durante los últimos dos años y el pasado martes los pacientes y los médicos de esa región celebraron el Día Mundial contra el Cáncer, con una manifestación en el hospital local Al Shifa, protestando contra el uso de armas prohibidas por parte de Israel.

Entre diciembre 2008 y enero 2009 en la ofensiva israelí contra la Franja de Gaza, el médico noruego, Mads Fredrik Gilbert, al comentar los tipos de lesiones que él había visto mientras trabajaba en el Hospital de Shifa en Gaza aseguró que "hay una fuerte sospecha de que se está utilizando a Gaza como un laboratorio para probar nuevas armas”.

Los constantes ataques aéreos del Ejército israelí contra los civiles palestinos forman parte de la vida diaria de los residentes de Gaza, que sufren, desde 2007, un férreo bloqueo impuesto por el régimen de Tel Aviv, que les impide ejercer sus principales derechos.

Como consecuencia de este bloqueo, el 45  por ciento de las medicinas de esa zona se ha acabado y los enfermos corren el riesgo de morir, además de que la zona se enfrenta a un desastre medioambiental y humano.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.