• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los dolores de cabeza forman parte del estrés crónico.

Los dolores de cabeza forman parte del estrés crónico. | Foto: Getty Images

Publicado 4 noviembre 2015

El estrés no es tan malo como lo han pintado, sin embargo se debe tener en cuenta hasta qué punto puede ser ventajoso. 

Es común en la actualidad que personas de todas las edades sufran de estrés, pero la palabra en sí no es tan negativa, pues ciertos tipos de estrés puedeb resultar beneficiosos.

De acuerdo al portal de la National Institute of Mental Health (NIMH), los seres vivos pueden pasar por un estrés agudo o crónico. El primero de ellos, se vive a corto plazo, desaparece rápidamente y puede incluso salvarte de algunas situaciones de riesgo. 

El estrés agudo conlleva a que el cuerpo libere una serie de hormonas, cuando estás en situaciones de amenaza. En ese momento el cuerpo se tensa, se acelera la respiración, el cerebro utiliza más oxígeno, se agudizan los sentidos e incluso, ayuda a estimular tu sistema inmunológico. 

Todo lo contrario ocurre con el estrés crónico, cuando ese proceso químico de tu organismo se prolonga por más tiempo, éste altera tus funciones según explica la NIMH en su artículo, causando alteraciones en tu sistema digestivo, excretor y reproductivo, además de reducir la capacidad de tu sistema inmunológico, trayendo consigo enfermedades de otro tipo. 

Síntomas

Afecta tu peso: Existen dos variables, puede que la persona baje o aumente de peso. En el último caso, se genera por la liberación de adrenalina y cortisol, que en general sucede en situaciones de peligro, pero ante el descontrol del organismo, la señal que genera es la de aumento de apetito. 

Ansiedad: Es uno de los síntomas más comunes cuando se padece de estrés crónico, que puede generar inseguridad, inquietud, estado de excitación. 

Problemas estomacales: La aceleración de la actividad del colón, puede causar dolores de estómago o puede conllevar a la constipación. Además, se puede presentar vómitos, flatulencias, ardor estomacal hasta náuseas.

Fatiga: El estrés crónico puede conducir a un cansancio extremo. En algunos casos la fatiga puede volverse crónica también lo que generaría un impedimento de realizar actividades cotidianas. 

Dolores musculares: Es común que la liberación de esos elementos químicos, ocasione dolores musculares especialmente en la espalda y cuello. 

Dolores de cabeza: También llamadas cefaleas tensionales, originada por contracciones musculares en el cuello y cuero cabelludo, lo que genera un intenso dolor en esas zonas. 

Lea también: Nuevo estudio descarta que sea necesario dormir 8 horas diarias

Cómo combatir el estrés 

De acuerdo a la NIMH, lo primordial cuando se muestran esta serie de síntomas es reconocer el problema y acudir a un especialista médico, para tratar en primera instancia los problemas de salud existentes. 

Además, recomiendan hablar sobre el problema ya sea con sus familiares, grupo de ayuda o cualquier congregación religiosa a la que pertenezca. 

Realizar alguna actividad física logra que el cuerpo libere endorfinas, consideradas 20 veces más potentes que un medicamento, logran que estés de buen humor, en estado de calma, reducen el dolor, reducen la presión sanguínea y mejoran tu sistema inmunitario. 

Relajarse, se puede convertir en tu aliado para aliviar el estrés, a través de técnicas de respiración o actividades como el yoga o el tai chi.

Establecer prioridades. Aprenda a programar las actividades que tiene que realizar ya sea en su hogar, casa de estudio o trabajo, de acuerdo a su tiempo y capacidades para resolver los asuntos que se le presenten en esos ámbitos. 

Alimentación balanceada. Póngase en contacto con un nutriólogo que lo oriente en los hábitos de alimentación saludables, de acuerdo a sus necesidades, dado que ningún organismo se parece a otro. 

Lea también: 8 alternativas para disminuir el estrés

¿Sabías qué?

Sabias que en Europa el estrés en el trabajo genera un coste de 136 mil millones de euros al año a la economía de ese continente, según la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

Los problemas de salud que genera el estrés en los trabajadores en Europa, han impactado entre el 2,6 al 3, 8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del viejo continente, debido a las constantes bajas a causa de la no prevención, para lidiar con este inconveniente. 

Le puede interesar: India bota la casa por la ventana en el Día Mundial del Yoga


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.