• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La nueva ley permite a los locales nocturnos de la capital colombiana, Bogotá, cerrar sus puertas a las 5 de la mañana. (Foto: Archivo)

La nueva ley permite a los locales nocturnos de la capital colombiana, Bogotá, cerrar sus puertas a las 5 de la mañana. (Foto: Archivo)

Publicado 27 julio 2014

La recién decretada "Rumba Extendida" promulgada por el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, genera controversia entre quienes no están de acuerdo con ella, sin embargo la administración del burgomaestre la defiende basado en un estudio social.

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, firmó este viernes el decreto 310 de 2014, donde le da luz verde a la extensión horaria de los establecimientos nocturnos de la capital colombiana.

Previo a este decreto existía la llamada Ley Zanahoria que permitía a este tipo de locales permanecer abiertos hasta la 1 de la madrugada, este ley se aprobó como salvavidas para reducir los índices de violencia, cuando Bogotá era considerada una de las ciudades más violentas de América Latina.

Años más tardes, el entonces alcalde de Bogotá Antanas Mockus extendió el horario hasta las 3 de la madrugada.

Según la administración de Petro, son tres las razones principales las que llevaron a tomar la decisión de ampliar el horario dos horas más, hasta las 5 de la madrugada.

La primera tiene que ver con la proliferación de amanecederos que se disfrazan de clubes sociales para violar el horario permitido; la segunda, por la autorregulación y la tercera, con la intención de convertir a Bogotá en una ciudad activa las 24 horas.

Sin embargo, algunos vecinos de estos lugares no comparten esta decisión. "Sigo sin entender en qué nos beneficiamos nosotros los que vivimos cerca de esos sitios; nosotros que nos aguantamos la bulla, que no podemos dormir y que vemos cómo salen los borrachos que ni siquiera se pueden tener", dijo un vecino del sector de Galerías.

No obstante, la administración del burgomaestre ha sido enfática en defender su propuesta basándose en los resultados de un estudio elaborado por el Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc).

Según el informe, para el 2013 en todas las localidades de la ciudad –sin excepción– más de dos mil 193 sitios seguían funcionando después de las 3 de la madrugada. También aumentó el número de homicidios en la zona.

Asimismo, dentro de las rumbas clandestinas se mezcla la droga con el licor, siempre adulterado. Al más atrevido, incluso, le ofrecen servicios sexuales. "Si quiere marihuana o perico, se lo dan. Y si quiere prostitutas, también. Aquí hay de todo, sin problema", contó un joven que prefirió no revelar su nombre.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.