• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El ministro japonés de Exteriores, Fumio Kishiday su homólogo surcoreano, Yun Byung-Se, durante la firma del acuerdo.

El ministro japonés de Exteriores, Fumio Kishiday su homólogo surcoreano, Yun Byung-Se, durante la firma del acuerdo. | Foto: EFE

Publicado 29 diciembre 2015


Blogs



Actualmente 46 son las mujeres de confort que se encuentran aún vivas en Corea del Sur.

El primer ministro japonés,  Shinzo Abe, informó que Japón aceptó pagar mil millones de yenes (8,7 millones de dólares) de indemnización a las decenas de esclavas sexuales aún vivas, conocidas con el eufemismo de mujeres de confort.

 Abe, consideró que el acuerdo de indemnización para las mujeres de confort forzadas a prostituirse por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, es el inicio de una nueva en las relación entre los dos países.

“Japón y Corea del Sur darán la bienvenida a una nueva era".

Por su parte, el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Fumio Kishida, informó a través de una rueda de prensa que tal sistema implementado contra las mujeres durante 1939-1945, “ tuvo lugar por la implicación del ejército japonés y el gobierno japonés es plenamente consciente de su responsabilidad”.

La presidenta surcoreana, Park Geun-Hye, desde que llegó al poder en febrero de 2013,adoptó una posición intransigente ante esta cuestión, y hace poco presentó este desacuerdo como el "mayor obstáculo" para la mejora en las relaciones bilaterales. 

La mayoría de los historiadores consideran que hasta 200 mil mujeres, la mayoría coreanas pero también chinas, indonesias y habitantes de otros países asiáticos, fueron sometidas a esclavitud sexual por el ejército imperial durante la Segunda Guerra Mundial.

EL DATO» 
La posición de Japón, que ocupó la península de Corea de 1910 a 1945, era hasta ahora la de considerar que este asunto se solucionó en 1965 con el acuerdo que restableció los lazos diplomáticos entre Tokio y Seúl.
Además, Japón reconoció en 1993 su culpabilidad en la explotación sexual de estas mujeres, cuando fue creado un fondo para pagarles compensaciones económicas. Sin embargo, este fondo fue financiado con donaciones privadas, y no por el gobierno japonés, para mayor consternación de Seúl.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.