• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 15 septiembre 2014

A 193 años de la independencia de Centroamérica y 172 años de la muerte del primer mandatario integracionista, Francisco Morazán, la lucha por la integración de los pueblos continúa ante las arremetidas del imperio norteamericano por violentar la soberanía de los pueblos.

Cinco Repúblicas de Centroamérica hoy celebran 193 años de la Declaración definitiva del imperio español: Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, así como el estado de Chiapas de México.

Luego de la ocupación francesa de 1808 en España las colonias españolas en Centroamérica vieron la oportunidad de su independencia definitiva. Siguiendo el ejemplo de Haití, primera nación del Caribe en abolir la esclavitud y declararse independiente el primero de enero de 1804.

El prócer hondureño Francisco Morazán (1792- 1842) quien fue presidente de la República Federal Centroamericana (1830 -1834 y 1835- 1839) se distingue hoy como el primer mandatario integrador y unionista centroamericano, quien de manera casual muere fusilado un 15 de septiembre; tenía 28 años cuando en 1821 se firma el Acta de la Independencia centroamericana en la Ciudad de Guatemala. La Capitanía General de Guatemala que se declaraba independiente estaba constituida por las provincias de Guatemala, Honduras y Nicaragua, Gobernación de Costa Rica e Intendencias de Chiapas y El Salvador.

Su legado integracionista aún sigue vigente, hoy más cuando vemos las acciones injerencistas de otro imperio, el norteamericano, que usando su poder militar logró el derrocamiento del presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, el 28 de junio de 2009.

Los primeros antecedentes de luchas emancipatorias en Centroamérica se iniciaron el 5 de noviembre de 1811 en San Salvador, dirigidas por los curas José Matías Delgado y Nicolás Aguilar al tratar de tomar una armas en la casamata de San Salvador.

En 1813 la celda prioral del Convento de Belén en Guatemala, mejor conocida como la Conspiración de Belén se planeó la destitución del Capitán General Bustamante y Guerra, así como la liberación de prisioneros independentistas en Centroamérica.

El 24 de enero de 1814, se llevó a cabo en San Salvador un nuevo movimiento independentista que fracasó y terminó con el asesinato de Santiago José Celís.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.