• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La verdad detrás de una máscara
Publicado 22 mayo 2017

Lo que no han logrado entender los políticos en funciones es que nada puede reparar el daño de una mala gestión gubernamental más que acciones puntuales para retomar el rumbo perdido, si es que alguna vez hubo un rumbo correcto.

Todos los trucos para disimular, engañar o convencer, revelan una mentira.

Cuando un gobernante se siente acorralado por el fracaso de su gestión, su primera reacción es denostar, atacar o amenazar a la Prensa y luego -como un acto absolutamente contradictorio- buscar apoyo de expertos en estrategias de comunicación para iniciar una campaña capaz de restaurar su empobrecida imagen pública. ¿En dónde se realiza esa campaña? Obviamente a través de los mismos recursos usados por sus detractores: prensa y redes sociales. 

Lo que no han logrado entender los políticos en funciones es que nada puede reparar el daño de una mala gestión gubernamental más que acciones puntuales para retomar el rumbo perdido, si es que alguna vez hubo un rumbo correcto. En caso de no haberlo, regresar a los discursos de campaña y desde ahí cumplir lo prometido a la ciudadanía. Es una norma básica de ética política, un valor esencial para transformar una administración mediocre con un giro histórico hacia el desarrollo sostenible en un marco de justicia social. 

Sin embargo, al parecer es más fácil utilizar una máscara para ocultar la verdadera naturaleza de las intenciones de un político en el poder. Desde un extremo al otro del planeta, esta costumbre se ha legitimado como una de las tácticas más recomendadas para regir los destinos de una nación. Mentir, mentir y mentir porque algo queda fue el valiosísimo consejo de Goebbels dedicado a gobernantes, políticos y empresarios expertos o novatos, cuyos objetivos estén basados en la explotación de una masa humana condenada a nunca conocer la verdad. La realidad es cruel: esa forma de manipular hechos y actitudes ha generado inmensos beneficios a quienes manejan los hilos de la historia.

Pero no todo resulta como ha sido planificado y eso queda ilustrado en otra frase tan común como la anterior: “la mentira corre rápido, pero la verdad siempre la alcanza”. Esto sería la salvación para muchas naciones en vías de desarrollo que padecen esta dura realidad, si no fuera porque antes del surgimiento de esa ansiada verdad hay un período de oscuridad de duración indeterminada durante el cual la mentira reina aprovechándose de las circunstancias, con el resultado de acabar con el patrimonio de un país entero y plantar en plena democracia las raíces de una auténtica dictadura disfrazada de estado de Derecho. 

Una de las grandes mentiras de un sistema diseñado para controlar el poder de manera desleal ha sido, precisamente, convencer a la ciudadanía sobre la pertinencia de cierta certeza jurídica. Es decir, de la validez indiscutible de leyes emanadas por instituciones legislativas generalmente corrompidas por medio de presiones, de dinero y de la promesa de otras fuentes de beneficios. Esto requiere un proceso de reflexión muy profundo para romper el pensamiento estereotipado de que todas las leyes son justas o todas llevan una buena intención. En realidad, como sucede con los textos de historia, las leyes han sido escritas por los vencedores en batallas regidas por intereses ajenos al bienestar general.  

Las máscaras, así como las campañas de imagen pública para desviar la atención o reducir el impacto de una mala gestión, son elementos transitorios cuya efectividad depende de muchos factores. El más importante de ellos es el nivel de conciencia de una ciudadanía informada, por ello es esencial el desempeño ético de otras instituciones capaces de establecer un equilibrio saludable en este juego de adivinanzas y ocultamientos. Allí es en donde la configuración de partidos políticos incluyentes y solidarios y una prensa ética juegan un papel fundamental. 
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.