• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El fundador de Wikileaks, Julian Assange, criticó el programa de espionaje que realiza EE.UU (Foto: Archivo)

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, criticó el programa de espionaje que realiza EE.UU (Foto: Archivo)

Publicado 10 febrero 2014

A finales de enero ocurrió en La Habana, Cuba, la II Cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Bajo el liderazgo del presidente Raúl Castro, actual coordinador de esa organización, estuvieron reunidos 33 jefes de Estado, además de embajadores, cancilleres, ministros y expertos. Allí estaban representadas casi 600 millones de personas, habitantes de América Latina y el Caribe. Los gobiernos revisaron los inmensos problemas que afectan el mundo y nuestro continente.

En el encuentro del Foro Económico Mundial, en Davos, (22 de enero), la Oxfam había advertido: en todo el mundo, la desigualdad social aumentó mucho. Actualmente, 85 personas acumulan la misma riqueza que la mitad de la humanidad. Eso quiere decir que la mitad de toda la riqueza del mundo está en las manos de solamente 1% de seres humanos. En Estados Unidos y Europa, desde la crisis de 2009, la riqueza quedó mucho más concentrada. (Cf. La Vanguardia, 21/ 01/ 2014, Pág. 22).

En América Latina y el Caribe la realidad es un poco mejor. Actualmente la pobreza extrema alcanza el 8% de la población en los países latinoamericanos. En el Caribe llega a 18%. Los únicos países que lograran disminuir tanto la pobreza como la desigualdad social fueron la Venezuela bolivariana y, en parte, Ecuador y Bolivia.

Los presidentes reunidos en la CELAC se comprometieron en proseguir la lucha contra la pobreza injusta y en contra del colonialismo. En ese encuentro de La Habana, más allá de las 33 sillas en las que estaban sentados los jefes de Estado, había una 34ª: silla que estaba vacía. Era la silla de Puerto Rico, Estado que debía ser soberano y hasta hoy sigue como colonia agregada a Estados Unidos, sin derecho a tener su independencia social y política.

Aunque no dependa de la CELAC la independencia de Puerto Rico, la cumbre de esa organización hizo un apelo a la ONU en beneficio de las gestiones diplomáticas para lograr la independencia total de Puerto Rico. Hace décadas Eduardo Galeano escribió Las venas abiertas de América Latina. Actualmente la CELAC trata de estancar la sangre derramada y garantizar la circulación interna latinoamericana y caribeña, no desde la explotación de unos sobre otros y sí desde la solidaridad fraterna y para que seamos un solo organismo vivo y sano como testigo de paz y justicia en el mundo.

Fuente: http://bit.ly/1bNqpI1


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.