• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La larga disputa entre los españoles y los portugueses por el control de la Banda Oriental fue el caldo de cultivo para que un grupo de Orientales se inclinaran por establecer una nación libre de todo dominio extranjero.
    En Profundidad

    La larga disputa entre los españoles y los portugueses por el control de la Banda Oriental fue el caldo de cultivo para que un grupo de Orientales se inclinaran por establecer una nación libre de todo dominio extranjero.

El nacimiento de Uruguay como Estado fue quizás el proceso más arduo de todos los proyectos de emancipación latinoamericanos, marcado por la decadencia del otrora imperio español, que había dominado casi por completo a toda la región.

Este 25 de agosto se conmemora el 190 aniversario de la Declaración de Independencia de la República Oriental del Uruguay, punto de partida de un camino en el que estaba en juego pertenecer a las Provincias Unidas o conformar una nación independiente y soberana.


Contexto político-militar

Para inicios del siglo XIX, España mantenía dividida administrativamente a América Latina y el Caribe en cuatro virreinatos: México, Perú, Nueva Granada y Río de la Plata; y cuatro capitanías generales: Chile, Venezuela, Guatemala, Cuba.

Virreinatos y Capitanías Generales en Suramérica. Fuente Externa.

La fundación del virreinato de Río de la Plata por parte de Carlos III en 1777, el cual abarcó los actuales territorios de Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay, partes del sur de Brasil y el norte de Chile, tuvo dos razones principales.

.- Controlar la influencia de los portugueses que operaban desde la Colonia de Sacramento (suroeste), fundada en 1680 frente a la ciudad de Buenos Aires y a orillas del Rio de la Plata, aprovechando la debilidad de España y la carencia de poblaciones.

.- Proteger uno de los principales puertos comerciales.


Entre los años 1810 y 1828 la Banda Oriental (denominación que le dieron los españoles al territorio de Uruguay y parte del actual estado brasileño de Rio Grande del Sur) estuvo bajo cinco soberanías diferentes: española –hasta 1814-; de las Provincias Unidas en organización unitaria en 1814; de las Provincias Unidas pero con un sistema de gobierno federal semiindependiente pero que reconocía la pertenencia última al conjunto argentino, el sistema artiguista de 1815-1816; portuguesa de 1817 a 1823; imperial brasileña de 1823 a 1828; nuevamente argentina –unitaria y federal de 1825 a 1828.

Mapa de la Banda Oriental. Imagen: ceibal.edu.uy
 

En ese lapso, prácticamente toda América Latina y el Caribe se encontraba en pleno ciclo independentista contra España, siendo Haití el ejemplo a seguir luego de que los esclavos negros se revelaran y lograran derrotar a las tropas de Napoleón Bonaparte para proclamarse independientes en 1804.


Artigas, semilla independentista

La larga disputa entre los españoles y los portugueses por el control de la Banda Oriental fue el caldo de cultivo para que un grupo de Orientales se inclinaran por establecer una nación libre de todo dominio extranjero.

La mañana de Asencio. Óleo de Carlos María Herrera. Fuente: artigas.org.uy
 

El 27 de febrero de 1811 se produjo el llamado “Grito de Asencio”, también llamado la “Admirable Alarma”, protagonizado por Pedro José Viera y Venancio Benavides y considerado como el punto de partida de la revolución contras las autoridades españolas de Montevideo (sur), ciudad fortificada fundada por España con el objetivo de prevenir cualquier incursión portuguesa desde la Colonia de Sacramento.

Un día después, el General José Gervasio Artigas, reconocido por Uruguay como el fundador de la nacionalidad oriental, lideró un ejército de decenas de soldados que logró abrirse paso para ocupar varias villas (Mercedes y Santo Domingo), y proclamar en primera instancia la Independencia de Uruguay, aunque no se concretó en ese momento.

Artigas, político y militar uruguayo de ideas liberales, nació en el seno de una de las siete familias fundadoras de Montevideo, cursó estudios en un convento franciscano y fue el artífice del cuerpo de “Blandengues”, milicia armada que tenía encomendada la defensa de Montevideo.

Artigas comandó los primeros aprestos independentistas de la Banda Oriental. Imagen. ceibal.elpais.com.uy
 

Fungió como el Primer Jefe de los Orientales y primer estadista de la Revolución del Río de la Plata. En 1810 apoyó a la Junta argentina y marchó a la Banda Oriental para preparar la insurrección contra las autoridades españolas de Montevideo, encabezadas por el virrey Franciso Javier Elío.

En 18 de mayo de 1811 venció a las fuerzas españolas en la Batalla de las Piedras, siendo este el primer triunfo contra los realistas del virrey.

Ante esto, Portugal envió tropas en auxilio de los españoles e hizo que Buenos Aires pactara con España, ordenando la retirada de las tropas revolucionarias de la Banda Oriental que incluía Entre Ríos, Sur de Corrientes, Uruguay, Misiones Orientales, Río Grande do Sul y Santa Catarina.

El General Artigas acató el pacto y retiró el sitio de Montevideo acompañado de casi toda la población del sur de la Banda Oriental, excepto Montevideo. Además, retrocedió sus tropas hasta el arroyo Ayuí Grande, en la actual ciudad de Concordia (frente al Río Uruguay). A este acontecimiento se le denomina el Éxodo oriental o también como La Redota y demostró el liderazgo de Artigas al sur de la Banda Oriental.

Así narró Artigas el final de la Batalla de las Piedras:

A partir de este triunfo contra España, durante los próximos años se produjeron choques por el control militar de la zona entre el Ejército liderado por Artigas y las fuerzas españolas y portuguesas.

Para mediados de 1815, Artigas no logró conciliar con el directorio de Buenos Aires, por lo que convocó a un Congreso de diputados, conocido como Congreso de Oriente, compuesto por representantes de la Banda Oriental, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, las Misiones y Santa Fe. En este Congreso los diputados de la Liga Federal proclamaron la unidad federal de todos los pueblos y la independencia no sólo de España sino de todo poder extranjero.

La Liga Federal, también conocida como la Liga de los Pueblos Libres, había dictado los siguientes propósitos:

1. Expulsión de los gobernantes centralistas.

2. Formación de un Congreso Provincial.

3. Declaración de la Independencia de Buenos Aires bajo el Protectorado del General Artigas.

4. Formación de la Liga a través de los pactos entre las provincias independientes.

El 22 de enero de 1820, luego de más de 500 combates, Artigas es derrotado por los portugueses en Tacuarembú Chico (norte de Uruguay), viendose obligado a exiliarse en Paraguay. Año y medio después, la para entonces llamada Provincia Oriental del Río de la Plata fue anexada a Brasil por Portugal bajo el nombre de Provincia Cisplatina del Imperio portugués.


Los Treinta y Tres Orientales y la consolidación de la Independencia

El 18 de abril de 1825, un grupo 33 hombres liderados por el General Juan Antonio Lavalleja, desembarcó en el río Uruguay con el objetivo de tomar las principales poblaciones hasta llegar a Montevideo, y con ello desplazar a los brasileños, que se habían desprendido del poder de Lisboa.

El juramento de los Treinta y Tres Orientales. Obra de Juan M. Blanes.
 

Bajo el juramento de "Libertad o Muerte", Lavalleja fue sumando adeptos para la causa independentista, a la que se unieron las fuerzas leales del General Fructuoso Rivera (que hasta ese momento colaborara con el Ejército brasileño) en lo que sería llamado como el “Abrazo del Monzón”.

El General Lavalleja hizo un llamado a los cabildos para que enviaran representantes para la conformación de un Gobierno Provisorio, que tendría el objetivo de administrar los territorios liberados por los patriotas Orientales (Soriano, Guadalupe -actual Canelones-, Montevideo y la Colonia de Sacramento).

Este gobierno se constituyó en la villa de Florida el 14 de junio de 1825. Tres días después, se convocó a los pueblos de la campaña para la elección de los diputados que integrarían la Sala de Representantes de la Provincia Oriental.

Para el 20 de agosto quedó inaugurada en la villa de Florida la primera sesión de la Honorable Sala de Representantes de la Provincia Oriental, la cual estuvo integrada por diputados de los siguientes pueblos: Guadalupe de Canelones, San José, San Salvador, San Fernando de la Florida, Nuestra Sra. De los Remedios (Rocha), San Pedro de Durazno, San Fernando de Maldonado, San Juan Bautista, San Isidro de la Piedras, Rosario, Vacas, Pando, Minas y Víboras.

Las primeras resoluciones fueron: nombrar a dos diputados que representarían a la provincia en el Congreso de las Provincias Unidas, que en esos momentos sesionaba en Buenos Aires y tenía la representación de gran parte del antiguo virreinato del Río de la Plata; nombramiento de Lavalleja como Gobernador y Capitán General de la Provincia Oriental; y la redacción de los proyectos de ley por parte de los diputados Carlos Anaya y Luis E. Pérez.

Primera ley: Independencia. Esta constaba de dos partes. La primera declaró la anulación de los actos de incorporación a Portugal y Brasil por el Congreso Cisplatino de 1821 y en la segunda la Provincia reasumía su soberanía: “...Se declara de hecho y de derecho, libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil, y de cualquiera otro del universo, y con amplio poder para darse las formas que, en uso y ejercicio de su soberanía, estime conveniente.”

Segunda ley: Unión.“...Queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América, por ser libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada con testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de dichas provincias.”

Tercera ley: Pabellón. Fijaba como pabellón provincial el tricolor, con tres franjas horizontales celeste, blanca y punzó.

Dichas leyes establecieron los parámetros jurídicos y políticos para afirmar la institucionalidad del movimiento revolucionario y así asegurar su incorporación a las Provincias Unidas.


Luego de tomar varias poblaciones y establecer el sitio en Montevideo y la Colonia de Sacramento, el 25 de agosto de 1828 los Treinta y Tres Orientales declararon la independencia de Uruguay con respecto a Brasil. En septiembre y octubre se dieron dos batallas que consolidaron la independencia: Batalla del Rincón y Batalla del Sarandi, en las que los revolucionarios uruguayos vencieron a los brasileños.

El proceso de independencia de la República Oriental del Uruguay cerró con la creación del Estado Oriental a través de la Convención Preliminar de Paz del 28 de agosto de 1828, un día después de la firma del tratado de paz entre Argentina y Brasil.

Primera bandera nacional de Uruguay. Fuente externa.

El 16 de diciembre de ese año se creó la primera bandera nacional de Uruguay y el 18 de julio de 1830 el país suramericano puso en vigencia su primera constitución.

Vea las declaraciones del líder uruguayo y expresidente José “Pepe” Mujica, en el acto conmemorativo de la Declaración de Independencia en 2014. 

Fuentes consultadas: uruguayeduca.edu.uy; artigas.org.uy; escueladigital.com.uy; legionarios.webhispana.net; mihistoriauniversal.com.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.