• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El caso del sacerdote Rubén Martínez quien admitió haber tenido relaciones sexuales con más de 100 niños se reveló en los archivos desclasificados. (Foto: laopinion.com)

El caso del sacerdote Rubén Martínez quien admitió haber tenido relaciones sexuales con más de 100 niños se reveló en los archivos desclasificados. (Foto: laopinion.com)

Publicado 23 abril 2014

Los venezolanos nos dimos una Constitución, la única que ha sido votada por el pueblo venezolano. En esta carta magna están plasmados nuestros deberes y derechos, siendo además todos iguales ante las leyes.

En el artículo 19 se afirma: “El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos…”.

En el artículo 20 se asienta: “Toda persona tiene derecho al libre desenvolvimiento de su personalidad sin más limitaciones que las que se derivan del derecho de las demás y del orden público”.

Somos iguales ¿o no? Cómo es que a un grupito se le ocurre trancar avenidas, autopistas, quemar grandes cantidades de basura en las calles, agredir a quienes les venga en gana y no hay una decisión definitivamente firme del Gobierno Nacional de poner orden para garantizar los derechos. Creemos que los municipios no están interesados en solucionar nada. Por el contrario, aúpan. Será que se está esperando que la indignación tome en sus manos la reacción contra estos grupos. Porque a decir verdad, ya esto se pasó de castaño oscuro. Esos individuos deben considerar que estamos ante la ley del “sálvense quienes puedan”. Y ese artículo no está en nuestra Constitución.

El lunes, después de la tranquila “Semana Santa”, la agresión de las guarimbas retoma algunas calles.

En el proceso electoral pasado le dimos un mandato al Gobierno para que ejerza el poder y favorezca al conjunto social. Estamos conscientes del objetivo de esos extremistas y no es otro que imponer un mando nacional acorde con los intereses foráneos, por ello la combinación de saboteadores y terroristas de varias nacionalidades.

Es tiempo de dar pasos más firmes en cuanto al aislamiento de estos malhechores y concientizar a toda la población, de ser necesario, para estar alerta en la defensa de los intereses generales; debemos enfrentar a esa derecha nacional e internacional. El primer paso: devolverle la autonomía al pueblo y su derecho inalienable de circulación, estar verazmente informado y no desinformado, como ocurre con periódicos como El Universal, El Nacional. Es hora.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.