• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Mandela sufre de recurrentes afecciones respiratorias contraídas durante 27 años en prisión por el apartheid. (Foto: EFE)

Mandela sufre de recurrentes afecciones respiratorias contraídas durante 27 años en prisión por el apartheid. (Foto: EFE)

Publicado 3 marzo 2014

A continuación un breve análisis sobre algunas diferencias culturales que afortunadamente generan ruido en la comunicación entre los actores principales de la cadena de mando Norte-Sur, responsable del golpe de Estado continuo orquestado contra Venezuela desde 1998.

El “modo de ser americano” impuesto a la ciudadanía estadounidense, incluyendo la élite política y económica, introduce un primer ruido en la relación entre las corporaciones y el Gobierno de Estados Unidos y el resto de los eslabones de la cadena. El adocenamiento propio de ese modo de ser, pegamento de la dominación y cohesión nacional capitalista, ha resultado muy poco efectivo para comprender a los gobiernos y pueblos de los países que el imperio domina o pretende dominar, en este caso Venezuela y los venezolanos.

A los diversos grupos que conforman la élite gringa destinada, según ellos, a controlar el resto del mundo, le debe hacer bastante ruido tener que utilizar a los servicios de personajes como el incalificable Sr. Uribe para someter a una Venezuela que no se rinde. No porque les den asco, pues los monstruos son hechura de ellos, sino por el costo político interno que puede acarrear en estos momentos un paso en falso, una alianza dudosa o un previsible nuevo fracaso.

Por otro lado, mayor ruido aún les debe producir a los gringos defensores a ultranza de su país tener que entenderse con sus aliados locales vendepatria, tarifados o espontáneos: una Mesa de la Unidad conformada por partidos corruptos sin militancia y en pugna permanente, una burguesía parásita e improductiva, pseudo dirigentes políticos incompetentes y peleados entre sí, vividores y mercenarios, adultos y jóvenes enloquecidos, etc. Todos fracasados como venezolanos, como operadores políticos y como golpistas, a pesar de su elevadísimo grado de enajenación y de los recursos invertidos en muchos de ellos.

Pero el son más inesperado y ofensivo a los oídos de todos los integrantes de la cadena de la muerte es el del insistente llamado a la pacificación y al diálogo de nuestro Presidente obrero, apoyado por la inmensa mayoría de los venezolanos, materializado en la Conferencia Nacional de Paz y aplaudido por los pueblos dignos del mundo.

Fuente: http://bit.ly/1jM5VSw


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.