• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Protesters demonstrate against the TTIP.

Protesters demonstrate against the TTIP. | Foto: Reuters

Publicado 28 julio 2015
La UE y los EE.UU. concluyeron recientemente la última ronda de conversaciones sobre el mayor acuerdo de libre comercio del mundo.

¿Qué es el TTIP? Si usted es un trabajador que vive en la UE, esta es una pregunta muy importante.

Pero también es una pregunta a la que muy pocos de nosotros podemos dar respuesta. TTIP es la Asociación de Comercio e Inversión Transatlántica. Es un tratado de libre comercio integral y un tratado de inversión que actualmente se está negociando - en secreto - entre la Unión Europea y los EE.UU.

Este TTIP recortaría los aranceles y las barreras regulatorias para facilitar el comercio entre los países. Según The Telegraph, sería el acuerdo comercial más grande de su tipo, y afectaría una cuarta parte del comercio mundial.

Y sin embargo, a pesar de esto, nadie está completamente seguro de lo que los TTIP harán en favor de la UE, debido a lo inusual del acuerdo. No sólo las dos partes involucradas son excepcionalmente grandes, sino por la naturaleza del acuerdo en sí, según el CEPS (Centro de Estudios de Política Europea) es; "Como un convenio regulador de amplio alcance, más algunos elementos de acuerdos comerciales clásicos", por lo que es difícil decir exactamente cuáles serán las consecuencias.

Los partidarios del TTIP argumentan que mejorará el PIB. Un estudio realizado por Joseph Francois y sus colegas encontraron que el PIB de la UE aumentará en un 0,5% en 2027 en relación a un escenario sin el TTIP.

Sin embargo, en la práctica, sólo se traduce a un incremento de € 545 ($ 600 USD) de la renta disponible para un hogar de cuatro personas en el 2027, lo que tendrá efectos insignificantes sobre los niveles de vida. La London School of Economics ha señalado que hay "pocas razones para pensar que un capítulo de inversiones entre la UE y los Estados Unidos proporcionará al Reino Unido importantes beneficios económicos".

Estos son beneficios minúsculos en comparación con los riesgos de un TTIP, uno de los cuales es la Solución de Controversias entre Inversionista-Estado (ISDS). El ISDS es un derecho legal especial que sólo aquellos que invierten en un país extranjero pueden utilizar para impugnar una ley, reglamento, resolución judicial o administrativa o cualquier otra decisión del gobierno.

El ISDS permite al dueño de la propiedad extranjera evitar los tribunales internos, procedimientos administrativos, audiencias de ayuntamiento y similares (procesos que todos los propietarios del país deben utilizar) y demandar al gobierno del país anfitrión ante un panel de “árbitros” privados.

En otras palabras, el ISDS es un tribunal secreto que permite a una empresa privada demandar a un gobierno si siente que sus beneficios han sido perjudicados.

La competencia de ISDS se extiende cada vez más, en la medida en que también incluye las leyes que fueron creadas para proteger la salud pública y el medio ambiente. Si una empresa privada gana, nosotros como contribuyentes soportamos los costes, y no hay posibilidad de apelación.

Teóricamente, si el Gobierno introduce una ley que busque mejorar la salud y la seguridad y que su puesta en práctica podría ser costosa, las empresas extranjeras que invierten en el país podrían demandar al gobierno por pérdida de beneficios. Si la empresa gana, se les paga con los impuestos de todos.

Desde la introducción del ISDS a finales del 2012, en casi el 60 por ciento de los casos el Gobierno tuvo que realizar pagos.

El sitio web de la campaña para detener el TTIP cita el ejemplo del gigante de energía sueca Vattenfall, que actualmente está demandando al gobierno alemán por su decisión de no usar energía nuclear, está reclamando € 3,7bn ($ 40 mil millones de dólares) en daños y perjuicios.

Dadas que muchas de las reglas y regulaciones son significativamente más relajadas en los EE.UU. que en la UE, el riesgo de un TTIP, es obvio. Compañías estadounidenses podrían utilizar el ISDS para desafiar las regulaciones de la UE destinadas a proteger al público y al medio ambiente y demandar a los gobiernos europeos y así maximizar sus beneficios.

Según el sitio web de la campaña ‘Patients4NHS’, el 8% de las empresas de propiedad estadounidense que operan en la UE (principalmente en países del centro y este de Europa) están cubiertas por el ISDS, y ya han cobrado más de 30 mil millones € de los Estados miembros de la UE en virtud del ISDS.

Si el ISDS está incluido en las negociaciones del TTIP, el otro 92% de las empresas de propiedad estadounidense tendría el derecho a usar el ISDS también.

Si las negociaciones del TTIP incluyen el ISDS, el tratado dará a los inversores de los EE.UU. el ​​derecho a reclamar una indemnización masiva si los gobiernos de la UE presentan iniciativas que beneficien al pueblo – por ejemplo, asistencia médica pública universal -, pero que reduzcan sus beneficios. De hecho, en el Reino Unido, hay una enorme preocupación que el TTIP privatizará, efectivamente, el NHS para abrirlo al mercado privado.

‘War on Want’ ha enumerado una serie de "barreras regulatorias" de la UE que afectan las ganancias pero protegen a las personas, y que pueden ser removidas por el TTIP. Estas incluyen las regulaciones laborales para proteger a los trabajadores, las normas alimentarias que incluyen el bienestar animal y alimentos genéticamente modificados o GM (que son significativamente más relajadas en los EE.UU.), y la legislación ambiental que es clave. De hecho, el Gobierno de Estados Unidos ha dicho explícitamente que se centrará en las normas alimentarias si el TTIP se promulga. Esto podría conducir a un aumento masivo de los GM que se venden en la UE.

Aunque los efectos del TTIP, sin duda, serán masivos, la sociedad civil ha sido prácticamente excluida del proceso de negociación. Por otro lado, las empresas transnacionales han tenido oportunidades frecuentes para presionar al Departamento de Comercio de la UE. Por ejemplo, de las 560 reuniones que el Departamento de Comercio ha tenido en preparación para las negociaciones, 520 fueron con los grupos de presión empresariales y sólo 26 a 4% - con grupos de interés público.
¿Qué es el TTIP? Un acuerdo comercial secreto cocinado por empresas privadas y políticos, que afectará a todo, desde la fruta que compras hasta el médico que te atiende en tu lecho de enfermo.

Es un acto de vandalismo económico, y los ciudadanos de la UE tienen que oponerse a ello.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.