• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Edward Snowden, exagente de la NSA fue quien reveló el programa de espionaje e intromisión que hace Estados Unidos a millones de usuarios en Internet. (Foto: Archivo)

Edward Snowden, exagente de la NSA fue quien reveló el programa de espionaje e intromisión que hace Estados Unidos a millones de usuarios en Internet. (Foto: Archivo)

Publicado 27 febrero 2014

La guerra secreta del petróleo, libro escrito en 1968 por Jacques Bergier, develó en su momento que los componentes del petróleo eran fundamentales para emprender el desarrollo industrial, obtener un máximo de ganancias en dólares, desarrollar la mejor industria bélica, beneficios que les permitieran llevar adelante la injerencia en los gobiernos de todo el planeta. Así los dueños de los grandes monopolios del crudo subyugarían a los pueblos del mundo al mando del naciente gobierno universal y proclamaron el fin de las ideologías.

Las guerras modernas (incluidas las guerras mundiales) han tenido como eje central el control de los territorios, los pueblos y las reservas y el beneficio del petróleo. Donde ha habido petróleo EEUU no ha escatimado esfuerzos para controlarlo, incluso ha hecho la guerra sin contemplaciones, con aliados o sin ellos, usando los medios de comunicación o las armas más sofisticadas y destructivas para imponer su dominio.

Las causas de estas guerras siempre están disfrazadas con argumentos engañosos que les permiten justificar acciones bélicas vendiendo la idea del pacifismo contra terroristas que ellos mismos han contratado y después hablan de democracia, humanismo, solidaridad, libertad. La planificación guerrera les ha dado resultado y por ello han llegado a dominar a medio mundo y a la otra parte del globo la ponen en jaque constantemente. Acordémonos de la disociación psicótica experimentada por el imperio contra los pueblos.

El imperio de las corporaciones, gringo, desplazó a los países de Europa que tenían que ver con el mercado petrolero. Luego, y hasta nuestros días, hizo las guerras en todos los países de África, sin importarle que los gobiernos locales a instalar fuesen de corte fascista, socialdemócratas, demócratas, socialcristianos, judíos. Todos esos gobiernos dependerán del centro de poder ubicado en Norteamérica.

Recordemos que aquellos gobiernos fueron instalados, en su mayoría, a partir de una política imperial que derrotó a los gobiernos locales, objetos de sabotaje permanente y desinformación por los medios universales, hasta llegar a la invasión guerrera.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.