• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Errejon, secretary for political affairs of Spain

Errejon, secretary for political affairs of Spain's anti-austerity party Podemos, speaks during a news conference in support of Greece's PM Tsipras' decision to resign and seek new elections, in Madrid | Foto: Reuters

Publicado 27 agosto 2015

La debacle de Syriza ha obligado a algunos de los principales actores de la economía y política de Europa a dejar caer sus máscaras.

Es difícil encontrar algo positivo de la debacle de Syriza. Sin embargo, si uno quiere encontrar un efecto secundario positivo del asunto Syriza / Troika, es que ha obligado a algunos de sus principales actores a dejar caer sus máscaras, permitiendo que los analistas políticos sean menos especulativos sobre donde cada uno de ellos se ubica con respecto al euro, y más en general a la UE y a la OTAN.

Por una parte, la Unión Europea ya no es capaz de restaurar su fachada democrática con más propaganda, ahora está más expuesta que nunca antes en su medio siglo de existencia. Su chapa de pro-paz, pro-social y a favor de la democracia está desapareciendo rápidamente bajo el sol y revelando su completa sumisión a la OTAN y a la política agresiva de Washington con su programa regresivo neoliberal y anti-sindicatos y su odio absoluto por la democracia, como lo dejó ver con su total desprecio al referéndum griego. Como escribió AE Pritchard del Daily Telegraph, "Es difícil ver cómo una unión monetaria que se mantienen unida por el poder judicial, la coacción y el miedo pueda tener futuro en cualquiera de los antiguos estados nacionales de Europa"

Por otra parte, el ex ministro de finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis está siendo investigado por traición después de admitir en una entrevista que él elaboró ​​un plan de contingencia para un sistema bancario paralelo - supuestamente a espaldas de Tsipras. Renunciado sólo un par de días después del referéndum, un gran éxito en ese momento para Syriza, Varoufakis dejó caer su propia máscara y reveló lo que realmente estaba sucediendo detrás del escenario. Reunió a un grupo de trabajo para preparar un "Plan B", un sistema paralelo de liquidez en euros y los pagos bancarios necesarios que podrían - y ésta era la principal acusación - permitir una transición de vuelta al dracma.

El turno de España

Ahora, en lo que parece ser el acto final de una obra de teatro griego, todos los ojos están puestos en Podemos de España y su líder Pablo Iglesias. El paralelismo entre Syriza y Podemos es demasiado obvio como para ignorarlo y la pregunta es, si un país como España - con cuatro veces la población de Grecia, y casi seis veces su PIB - podría hacer más que Syriza. Después de 18 meses de existencia, Pablo Iglesias sólo puede mantener una posición ambigua sobre los límites de una agenda progresista dentro de la Unión Europea y el euro durante cierto tiempo...

En una reciente entrevista tras el "acuerdo" entre la Troika y Grecia, el líder de Podemos dijo que no iba a hacer mucho más que sus socios griegos en Atenas, "Lo único que podemos hacer es construir más poder administrativo" para que Europa de la bienvenida a Gobiernos que defienden "los derechos sociales, la redistribución de la riqueza y el bienestar", una declaración que deja más preguntas que respuestas. ¿Qué es el poder administrativo exactamente? ¿Cómo trabajaría eso dentro de las instituciones de la UE, de los Tratados de la UE?

Tal vez lo más importante fue la declaración a continuación: "Si no es así, entonces tal vez la persona que puede hacer algo al respecto es una señora que viene del fascismo y del extremismo de derecha, Marine Le Pen". Después dijo que si Le Pen llega al poder en Francia, "un país con armas nucleares", podría formar una alianza con otra superpotencia nuclear, Rusia, "nunca con la UE ni la OTAN". Entonces, dijo, "podríamos muy bien estar al borde de una Tercera Guerra Mundial".

Según la visión de Pablo Iglesias, entonces, salir de la Zona Euro y la UE para el caso, es igual que mantener ideas fascistas y ser un belicista, o ser un tonto en el mejor de los casos. Esta afirmación merece algo de atención, sobre todo cuando escuchamos que Podemos y muchos otros consideran ser la realización del movimiento 15 de mayo de 2011.

En efecto, si Podemos y el 15M comparten un gran número de puntos de vista y políticas similares con respecto a un Estado que tome más responsabilidad social, salud, educación, derechos sociales y económicos, et al, la divergencia de posición con respecto a la UE, el euro y la OTAN, que puede haber parecido como un detalle menor y negociables en el momento, ahora parece ser un punto crucial. La organización de ciudadanos de base, Democracia Real Ya (DRY) - aunque no la única, dentro del movimiento 15M - ilustra mejor esta diferencia.

Ya en enero de este año, DRY estaba pidiendo a Pablo Iglesias que "aclare si España iba a salir de la Zona Euro". Su respuesta vendría rápidamente, en una entrevista de televisión (La Sexta, del 24 de enero): "Si llegamos al poder, España no saldrá, en ningún caso del euro". Para ser justos, sólo estaba reafirmando el mismo compromiso con el euro que había hecho semanas antes en un viaje a los EE.UU., donde declaró el mismo apego al euro y la UE en MSNBC News.

Para DRY, muy poco quedaba a la ambigüedad. En varias publicaciones, reuniones y programas públicos, DRY ha repetido muchas veces que creen que el euro y los Tratados de la UE son los responsables de la situación de España (incluso antes de la crisis de 2008) y apoya un referéndum sobre esta cuestión. La diferencia de posición entre DRY y Podemos difícilmente podría ser más clara.

El enigma Podemos

Ahora que Pablo Iglesias ha dejado su posición con respecto a la UE y la OTAN inequívocamente clara, e incluso menciona que "probablemente no haría mucho más que lo que hizo Tsipras en Grecia", ¿qué nos queda?

Si Pablo Iglesias excluye la salida del euro, la UE y la OTAN, ¿cómo sugiere que se pueda cambiar los Tratados de la UE que requieren de unanimidad para cualquier tipo de reforma? ¿Cómo Pablo Iglesias y Podemos revertirá el fenómeno de la desertización industrial con un euro que está 30 a 50% por encima de la competitividad de España? ¿Cómo Podemos se opondrá a la política exterior de la OTAN mientras recibe órdenes directamente de Washington? Su respuesta a todas esas preguntas se podría resumir de la siguiente manera: España será soberana, progresista y democrática cuando todo el mundo lo sea.

Podemos necesita reflexionar sobre su estrategia si desea evitar el callejón sin salida en el que se están metiendo rápidamente. Tener un debate en España sobre la UE y la OTAN es probablemente el requisito previo para que cualquier agenda progresista alguna vez se materialice en algo, y tal vez lo más importante, tienen que entender que desacreditar la salida del euro es desacreditarse a sí mismos.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.