• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Es el tercer cáncer más frecuente en el aparato reproductor femeninos y, según estimaciones globales, una de cada siete desarrolla esta enfermedad. (Foto:Archivo)

Es el tercer cáncer más frecuente en el aparato reproductor femeninos y, según estimaciones globales, una de cada siete desarrolla esta enfermedad. (Foto:Archivo)

Publicado 3 febrero 2014

El país territorialmente más pequeño de la parte continental de nuestra América es El Salvador. Su territorio abarca un poco más de 21 mil kilómetros cuadrados. Esto implica que es el país más densamente poblado del continente con sus más de seis millones trescientos mil habitantes.  Sin embargo, es también una de la economías latinoamericanas que ha generado en los últimos años del siglo XX, una gran migración hacia el exterior. Se calcula que viven fuera del país centroamericano cerca de tres millones de salvadoreños. De los cuales a su vez se estima que cerca de dos y medio millones radican en los Estados Unidos. El escenario de la economía salvadoreña también muestra que hasta el año de 2012 su PIB llegaba a 23,86 mil millones de dólares. En tanto que el desempleo en el mismo año de 2012, alcanzaba un 6,2%.

De esta manera el grueso de la actividad económica se ha orientado como en la mayoría de los países del istmo centroamericano a la agroexportación, pero también en los últimos años se ha sumado a las exportaciones una serie de productos ligados a la llamada maquila (industria textil).   Sin embargo, la producción cafetalera y azucarera siguen siendo de los principales rubros de exportación, pero también los productos farmacéuticos han cobrado una relativa importancia. En tanto que en otros aspectos como el religioso ese país centroamericano muestra que  mayoritariamente el grueso de su población es católica en un setenta y cinco por ciento.

En este escenario del llamado  “Pulgarcito de América”, se realizaron el 2 de febrero de 2014 las eleciones presidenciales. Comicios que nuevamente ganó el Frente Farabundo para la Liberación Nacional (FMLN) con el 49% de los votos. Así se derrotó al principal partido derechista la Alianza Republicana Nacionalista  (ARENA) entidad partidaria que representa desde su formación a los intereses terratenientes y a los sectores más radicalmente conservadores de la sociedad salvadoreña.

Con esta nueva victoria del FMLN y de  su candidato presidencial, Salvador Sánchez Cerén,  mostró las tendencias generales que se han venido imponiendo en gran parte de América Latina. Es decir, en El Salvador se refrendó un nuevo triunfo electoral de las izquierdas latinoamericanas.  En los comicios efectuados  en ese país, se constató la gran capacidad que desarrolló el FMLN para organizar a amplios sectores populares del país centroamericano y orientarlos en la lucha electoral para capitalizar la mayoría de los votos.

Sin duda un elemento de maduración política, fue el llevar como candidato a uno de los pincipales dirigentes de la izquierda salvadoreña, como lo es Salvador Sánchez Cerén, ex comandante guerrillero que ha tenido una gran autoridad moral desde sus años de lucha  durante la Guerra Civil  que se libró en su país entre 1980-1992. En la fase actual su desempeño como vicepresidente de El Salvador durante buena parte del gobierno del presidente Mauricio Funes, así como encargado del Ministerio de Eduación, fortalecieron su imagen.

Con ese capital político en la segunda vuelta que seguramente vivirá el proceso electoral salvadoreño, se estima que el triunfo de Sánchez Cerén estaría garantizado y con ello la continuidad de un proceso democrático que ha logrado poner al centro del ejercicio del poder en El Salvador, los intereses de los mayoría de los sectores populares. Tal como son generar mayores empleos lo que frenaría la expulsión de migrantes salvadoreñes. Fortalecer la alianza del sector publico con el privado y con ello, apoyar los programas de desarrollo  de la micro, pequeñas y medianas empresas. Pero de igual manera fortalecer el desarrollo de la agroeconomía salvadoreña  y atender con una correcta estrategia social el combate al crimen organizado. Programa que sin duda el candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, deberá impulsarlo con su peculiar carisma, honestidad, integridad, austeridad, ética y eficiencia que demostró en su vida de guerrillero y que como vicepresidente ha logrado imprimir a su imagen de dirigente de la izquierda contemporánea salvadoreña.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.