• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
#BlackLivesMatter emitió un manifiesto del Estado de la Unión Negra.

#BlackLivesMatter emitió un manifiesto del Estado de la Unión Negra. | Foto: Archivo

El distrito electoral más importante en esta lucha - la "calle" - ha hecho que los gobernantes teman una real insurgencia en la América Negra.

El incipiente movimiento que reunió a la resistencia Negra Nacional contra la represión policial en Ferguson, Missouri, cumple un año el 9 de agosto, el aniversario de la ejecución de Michael Brown por parte de la policía. A diferencia de los niños, los movimientos deben obtener los nombres por los que serán recordados para la historia. Las bases en todo el país, en gran medida dirigidas por jóvenes enfrentándose a un  sistema de justicia ‘racializado’, sigue siendo demasiado políticamente incipiente para clasificar como "movimiento"  - tales como lo fueron el  "Poder Negro", "Derechos Civiles", o "Anti-Guerra".

El fenómeno fue inicialmente conocido por su topónimo, como activistas - así como aquellos cuyo trabajo consiste en domar y subvertir el activismo - convergieron en Ferguson como una meca del resurgimiento Negro (y radical) militante. Pronto, la oleada tomó el nombre de la etiqueta más eficaz en medio del clamor de la agitación digital: #BlackLivesMatter.

En enero, #BlackLivesMatter emitió un manifiesto del Estado de la Unión Negra, respaldado por una serie de organizaciones, desde el Movimiento de Base Malcolm X, cuyo informe del 2012, Operación Tormenta del Ghetto, documentó la ejecución extrajudicial, "sancionada por el Estado", de una persona Negra cada 28 horas; hasta los Defensores de un Sueño, un grupo de jóvenes activistas con sede en Florida que se reunieron en el oleaje de indignación por el asesinato de Trayvon Martin, en 2012 (como lo hizo #BlackLivesMatter). El manifiesto es una amplia condena a las desigualdades sociales y económicas ("El estado actual de la América Negra es cualquier cosa menos justo") que centra a los endosantes en la tradición radical Negra - que, a pesar de la tendencia general de ir a la Derecha de los Estados Unidos, sigue siendo un lugar de respeto y legitimidad en el espectro político negro.

La lista de 12 demandas de # BlackLivesMatter es coherente con el legado político negro progresivo. El documento exige empleo a tiempo completo con un salario digno; poner fin a todas las formas de discriminación,“una vivienda digna para los seres humanos y el fin de la gentrificación"; acceso a "comida sana y barata" en los barrios negros; un "ataque agresivo" a todas las medidas que privan a las comunidades de; educación de calidad para todos, incluyendo la enseñanza de la Historia Negra en las escuelas públicas; y poner "fin al complejo militar industrial que incentivan las corporaciones privadas para sacar ganancias de la muerte y la destrucción de las comunidades negras y cafés en todo el mundo”.

 

Cuatro demandas se centran en el sistema de justicia penal: “el fin inmediato de la brutalidad policial y el asesinato de negros y de todos los pueblos oprimidos"; "El fin de la ‘tubería’ que lleva de la escuela a la cárcel"; "Libertad a los encarcelados en masa, fin al complejo industrial de prisiones"; y "liberación de todos los presos políticos de Estados Unidos".

 

Claramente, la organización #BlackLivesMatter y los grupos con los que participa están tratando de avanzar en una amplia agenda social de un movimiento renovado de masas, con el sistema de justicia a la vanguardia de la agitación y la urgencia. La mayoría de los grupos firmantes habían enviado representantes a una reunión en la Casa Blanca en diciembre, donde el presidente Obama hizo una demostración de empatía con los agravios a los negros. El documento de "Estado de la Unión Negra" incluía una demanda de "una agenda de justicia racial por parte de la Casa Blanca que es inclusivo de nuestro destino común como hombres negros, mujeres, personas trans y no conformes con el género. No mi ‘Hermano Guardián’, sino el “Guardián de nuestros hijos".

El grupo #BlackLivesMatter está convencido de que el movimiento debe ser dirigido por Organizaciones Negras - una posición coherente con la que se llegó a las formaciones de vanguardia del último gran movimiento de masas negro, a mediados y finales de los años sesenta. Aunque organizaciones no negras de izquierda han jugado un papel muy importante en mantener el impulso de lo que vino a llamarse el "BlackLivesMatter", el tema de libre determinación negra es de suma importancia, y afecta todos los aspectos de la lucha política, pero sobre todo al conflicto letal entre las Comunidades Negras y los guardianes armados del Estado: la policía.

Hace dos generaciones, el “Movimiento Negro de Liberación de  EE.UU”, como sus miembros más militantes lo llamaron, fue demolido por una fuerza de represión de la policía federal y local, por un lado, y las presiones de desmovilización de una nueva cohorte de aspirantes negros al poder y empresarios, por otro. Ellos aconsejaron a los Negros a que vayan "de las calles a las oficinas", a través de la política del Partido Demócrata y de la movilidad empresarial individual ascendente. Esta "Mala Clase Negra Dirigente" –así lo llamamos en el Reporte de Agenda Negra- pasó los siguientes 45 años como socios de pleno derecho en la creación de un régimen de encarcelamiento Negro Nacional en masa, que ha causado estragos en todos los aspectos de la vida de los Negros en los Estados Unidos, desde el empleo a las tasas de mortalidad y a los niveles de educación, devastando la propia cohesión de la sociedad negra.

La autora y profesora de Derecho, Michelle Alexander, llama al régimen post-Sesentas, "El Nuevo Jim Crow". Yo prefiero llamarlo el “Estado de Encarcelamiento Masivo Negro”, un gigante cuyo alcance es tan omnipresente en la sociedad negra, que uno de cada ocho reclusos en el planeta es afroamericano.

El oficial Darren Wilson apretó el gatillo, pero el Estado de Encarcelamiento Masivo Negro, mató a Michael Brown –y a incontables otros miles.

Encarcelamientos masivos a afrodescendientes

El Estado de Encarcelamiento Masivo Negro actual - un tipo de infraestructura de contrainsurgencia preventiva - difiere de las últimas políticas masivas regionales  de encarcelamiento, financiado y coordinado por el gobierno federal. Desde aproximadamente 1970, el encarcelamiento masivo negro ha sido política nacional de los dos lados políticos, entre ellos los demócratas negros que han esgrimido su potencia nominal en muchas ciudades de Estados Unidos durante este período. El alcance completo de la complicidad Democrática Negra en la represión estatal de sus compañeros negros fue revelado el 19 de junio del año pasado, cuando el 80 por ciento de los miembros del Congreso del Caucus Negro (32 de 40) o bien votó a favor de continuar con las transferencias del Pentágono de armas militares y equipo a los departamentos de policía locales, o se abstuvieron. Menos de dos meses después, el mundo fue testigo de cómo las armas del Pentágono se volvieron contra los ciudadanos de Ferguson, y el Movimiento comenzó  a crearse.

El distrito electoral más importante en esta lucha - la "calle" - no emite documentos de posición o pliegos de peticiones, aunque tiene alguna representación en grupos como el de ‘Ferguson Hands Up United’. Sin embargo, es esta circunscripción que, más que ninguna otra, ha hecho que los gobernantes teman una insurgencia real en la América Negra. La calle se expresó a través del incendio premeditado en Ferguson, cuando, en la noche del 24 de noviembre, el fiscal del condado de San Luis anunció que no habría acusación contra el policía que mató a Michael Brown - en el momento en que el presidente Obama apareció en televisión intentando aplacar a la comunidad negra. A finales de abril, las "calles" de Baltimore respondieron de la misma manera a la muerte de Freddie Gray - un recordatorio de que este componente del "movimiento" tiene el potencial para hacer grandes ciudades americanas ingobernables.

Tal amenaza creíble es el único medio para lograr algo parecido a un control comunitario negro de la policía, un objetivo defendido por las organizaciones afiliadas a la Coalición ‘Black is Back Coalition for Social Justice, Peace and Reparations’. Esta Coalición, que convocó un Gran Jurado Popular y una conferencia nacional en Ferguson, sostiene que el control comunitario negro de la policía "es una exigencia democrática que impulsa nuestra lucha hacia la libre determinación, la más alta expresión de la democracia". Sin embargo, el genuino control de la comunidad requiere desconectar a la Policía Local del Aparato Nacional de encarcelación masiva, que fue erigido hace dos generaciones para aterrorizar y contener a la comunidad, y subordinar a los policías a la voluntad directa del pueblo. Esto nunca se logrará ausente  de la amenaza extra-legal de insurgencia.

Además, todo cambio significativo en las relaciones de poder entre la policía y el pueblo, será resistido con dientes y garras por los operativosdel Partido Demócrata en la América Negra. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de funcionarios negros electos son demócratas, y todas las organizaciones cívicasnegras establecidas - más notablemente la NAACP, la Liga Nacional Urbana, y la Red Nacional de Acción de Al Sharpton - son anexas al Partido Demócrata, la lucha contra la represión policial debe ser en gran medida una lucha política interna. Debe ser una batalla contra el Partido Demócrata, la mitad del duopolio dominante que es hegemónico en la América Negra, si, son tan responsables como los republicanos por la creación y mantenimiento del Nuevo Jim Crow.

Inevitablemente, la influencia del Partido Demócrata impregnará a la Conferencia‘Movement for Black Lives’que se reunirá en Cleveland, del 24 al 26 de julio, cuando, según los organizadores, "una nueva generación de luchadores por la libertad", "comenzará la creación de una misión colectiva que coincide con la intensidad, escala, urgencia, y promesas del momento". Algunos proyectan que millares de personas negras asistirán al evento, lo que significa tener un presupuesto de cientos de miles de dólares. Si ha de ser verdadero un debate sustantivo sobre el cambio de las relaciones reales de poder entre la policía (que significa, el Estado de EE.UU.) y la América Negra, entonces deberíamos esperar serios argumentos en graves cuestiones de principio, estrategia y táctica. Así es como uno sabe que un "movimiento" real está emergiendo - cuando personas serias no están de acuerdo sobre un tema de importancia global. De ese calor, viene el fuego y el genio y, eventualmente, un nuevo liderazgo, en una misión que todo lo consume.

Entonces, finalmente, el"movimiento" que se obtenga ganará un nombre que la historia va a respetar.

*Glen Ford es editor ejecutivo de Black Agenda Report. Se le puede contactado en Glen.Ford@BlackAgendaReport.com.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.