• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
"Nuestros resultados sugieren que los primeros homininos evolucionaron a partir de un antepasado con un repertorio posicional variado...", indica el estudio.

"Nuestros resultados sugieren que los primeros homininos evolucionaron a partir de un antepasado con un repertorio posicional variado...", indica el estudio. | Foto: Definición

Publicado 26 febrero 2021


Blogs



La morfología de la mano del Ardipithecus proporciona evidencia de la transición del humano hacia una postura erguida.

Un estudio realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Texas A&M, en Estados Unidos, responde al misterio sobre cómo los primeros humanos pudieron haber evolucionado a una postura erguida.

LEA TAMBIÉN:

Continúa 21 edición de la Feria del Libro en Chaco, Argentina

La investigación basada en el cotejo de las extremidades superiores del Ardipithecus con las de otros fósiles, proporciona evidencia de que los humanos y los chimpancés evolucionaron a partir de un antepasado con adaptaciones suspensorias.

Para el estudio los huesos del brazo del primate que habitó en la Tierra hace 4,4 millones de años, fueron comparados con los de otros de simios y humanos, lo que permitió a los expertos identificar la manera en que los posibles ancestros del ser humano, se desplazaban de un lugar a otro, y cómo esto se conecta con la evolución.

Según los expertos, el brazo del Ardipithecus ramidus tenía una morfología parecida a la de los chimpancés y los bonobos, lo cual evidencia que el primero se trasladaba entre las ramas de los árboles con la ayuda de sus dos brazos, es decir, mediante la braquiación.

Partiendo de lo anterior, los científicos reconocieron un importante salto evolutivo al comparar las extremidades de los fósiles del Ardipithecus, de 4,4 millones de años, y Australopithecus, de 3,2 millones de años, analizando las diferencias y similitudes en la morfología de las manos de ambos, así como las funciones de estas variedades.

De manera que, el cambio evolutivo que revela la comparación entre de los huesos de la mano del Ardipithecus y el Australopithecus, se relaciona con la transición de los homínidos hacia la postura erguida de nuestra especie.

En conclusión "nuestros resultados sugieren que los primeros homínidos evolucionaron a partir de un antepasado con un repertorio posicional variado que incluía suspensión y escalada vertical, lo que afecta directamente el rango viable de hipótesis sobre nuestro origen", indica el estudio.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.