• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Venezuela celebra 150 años del natalicio de José Gregorio Hernández
Publicado 26 octubre 2014

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, celebró este domingo el 150 aniversario del natalicio del Dr. José Gregorio Hernández, a propósito del aniversario 150 de su natalicio del médico que Venezuela recuerda y lo exalta como “su santo” y como el hombre que sigue curando desde el cielo.

Este domingo, peregrinos de varias partes de Venezuela han copado las calles de Isnotú, municipio Rafael Rangel en el estado Trujillo, para unirse a la celebración de los 150 años del natalicio de José Gregorio Hernández, “el médico de los pobres”, así llamaban al galeno que recibía limosnas de los ricos para limpiar con su cepillo las heridas de los más desposeídos.

"Aquí estamos mostrando nuestra fe y abogando por la pronta beatificación del Dr. José Gregorio Hernández en su 150 aniversario", dijo una habitante de Betijoque, en transmisión del canal del Estado, Venezolana de Televisión.

Estas homilías han servido de punto central para que devotos se unan en oración y pidan al unísono por la pronta beatificación de este insigne trujillano.

Desde horas de la mañana cientos de personas se acercaron a la muestra Trujillo Tierra Mágica, una exposición de tradiciones, gastronomía, turismo y cultura de esta localidad andina.

La presidenta de la Corporación Trujillana para el Turismo, Carmen Beatriz Alviárez, informó que con esta exposición, abierta en Isnotú hasta este domingo, día central de la celebración, han querido mostrar las hermosas atracciones con que cuentan los 20 municipios de la entidad andina.

"Esta es una muestra para que quienes nos visitan, y los propios trujillanos, conozcan las maravillas que tenemos en cada municipio y se lleven un pedacito de Trujillo en su corazón, además, que queden encantados y quieran regresar a estas tierras", expresó.

José Gregorio Hernández, médico, científico y religioso, nacido en Isnotú el 26 de octubre de 1864, es hoy día reconocido, no sólo en Venezuela sino en varias partes del mundo, por su bondad y solidaridad con los más necesitados, principalmente enfermos, demostrada en sus años de vida.

Murió trágicamente al golpearse la cabeza luego de ser impactado por un vehículo el 29 de junio de 1919 y sus restos reposan en la iglesia de La Candelaria, en Caracas.

Actualmente está en proceso de beatificación, sin embargo, posee el título de Venerable, declarado así por el Papa Juan Pablo II en enero de 1986


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.